Insomnio en el embarazo


Dra. Clara Muñoz

Escrito por Dra. Clara Muñoz

Biomedicina


Más del 88 % de las embarazadas tiene problemas para conciliar el sueño durante el embarazo. Esto es algo normal, considerando los cambios hormonales y físicos que te atraviesan durante esta etapa.

Sin embargo, si esta dificultad para dormir bien va acompañada de otros síntomas y, sobre todo, repercute negativamente en tu vida diaria, entonces puede tratarse de insomnio gestacional, el cual podría ser riesgoso para el embarazo.

En este artículo te explico cómo identificar este trastorno, qué consecuencias puede acarrear y cómo combatirlo.

¿Qué es el insomnio en el embarazo?

embarazada insomnioNo es lo mismo dormir mal que padecer insomnio. Es decir, es normal tener algunas dificultades para conciliar el sueño durante el embarazo, ya que piensa que tu cuerpo está atravesando muchas transformaciones y una revolución hormonal a las cuales se suman las preocupaciones que te hacen pensar y preocuparte más de lo habitual.

Sin embargo, se considera insomnio cuando los problemas para dormir concurren con una serie de síntomas que, además, tienen una correlación durante el día.

Estas son algunas de las señales que pueden indicarte que estás sufriendo insomnio:

  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Despertares frecuentes durante la noche y dificultad para volver a retomar el sueño.
  • Despertar temprano.
  • Sueño no reparador.
  • Esta situación se repite, como mínimo, tres veces por semana.

El descanso ineficiente tiene consecuencias durante el día:

  • Fatiga constante y excesiva somnolencia.
  • Ansiedad y depresión.
  • Disforia (tristeza, irritabilidad, inquietud o angustia).
  • Dificultades para concentrarse o prestar atención a algo.

    Importante
    Si padeces algunos de estos síntomas, lo más conveniente es que lo consultes con tu médico lo antes posible, para que este valore cómo proceder para revertir la situación.

    ¿Por qué se produce el insomnio en el embarazo?

    El insomnio en el embarazo puede estar provocado por diferentes factores:

    • Náuseas y vómitos. Aparecen durante el primer trimestre y en algunos casos pueden extenderse hasta parte del segundo.
    • Reflujo gastroesofágico. Consecuencia de las digestiones más largas y pesadas que provocan las hormonas del embarazo (ralentizan todos los sistemas) y el poco espacio en el estómago.
    • Necesidad de orinar con mayor frecuencia. El aumento de visitas al baño está provocado por el incremento del flujo renal que, consecuentemente, aumenta la producción de orina y por la presión de la vejiga provocada por el crecimiento del útero.
    • Dolores de espalda. El cuerpo se tiene que ir acostumbrando al aumento del abdomen y la curvatura de la columna, por lo que aumentan las molestias musculares.
    • Calambres en pies y piernas. Se producen porque el útero genera presión sobre los vasos sanguíneos que llevan la sangre de vuelta al corazón desde las piernas.
    • Síndrome de piernas inquietas. Sensación de hormigueo y quemazón en las piernas que provoca una necesidad inevitable de moverlas cuando se está en reposo.Insomnio en el embarazo despierta_min
    • Movimientos fetales al final del embarazo, cuando el bebé ya no tiene casi espacio para moverse.
    • Durante el embarazo se producen cambios en la mucosa de las vías respiratorias debidos, en gran parte, al aumento del flujo sanguíneo que obstruyen las vías y son la causa de los ronquidos.
    • Disminución del sueño profundo. En el embarazo se reduce la duración de la fase REM del sueño (sueño profundo), lo que hace que empeore la calidad del descanso.
    • Volumen y peso de la barriga. Al aumentar de volumen, el útero comprime órganos como el estómago y la vejiga, lo que provoca molestias y una mayor frecuencia de los despertares.
    • Contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones preparatorias son más leves que las de parto, pero aún así generan molestias e incluso pueden despertarte durante la noche.
    • Los miedos y preocupaciones. Al principio del embarazo es común que los miedos y preocupaciones por el embarazo y la salud del feto, dificulten el buen descanso. Hacia el final del embarazo, la preocupación suele estar relacionada con el momento del parto. Esto puede incluso provocar pesadillas.

    ¿Qué consecuencias puede tener el insomnio en el embarazo?

    Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Granada que ha revelado que el 64% de las embarazadas sufre insomnio durante el tercer trimestre (el 44 % en el primero y el 46 % en el segundo), este déficit de sueño incrementa el riesgo de sufrir problemas de salud. En dicho estudio, además, se manifiesta la preocupación de los investigadores sobre la poca atención que pone el sistema sanitario en este tema.

    Estas son algunas de las posibles consecuencias de padecer insomnio durante el embarazo:

    Diabetes mellitus gestacional. Diabetes que aparece en el embarazo en mujeres que nunca antes la han tenido.

    Depresión (incluyendo la depresión postparto).

    Hipertensión arterial y preeclampsia. Pueden desencadenar complicaciones graves tanto para la madre como para el bebé.

    Parto prematuro.

    Cesárea no planificada.

    Desprendimiento de placenta. Se produce cuando la placenta se separa parcial o totalmente de la pared interna del útero antes del parto.

    Crecimiento intrauterino retardado. Se disminuye la velocidad de crecimiento del feto y tiene bajo peso al nacer.

    Consejos para combatir el insomnio en el embarazo

    Dado que los medicamentos para el insomnio están desaconsejados en cualquier etapa del embarazo y no existen remedios naturales inocuos (a excepción de algunas infusiones o la leche, que pueden ayudar a conciliar el sueño, pero que siempre deben estar recetadas por tu médico), hay una serie de consejos que puedes seguir para mejorar la calidad de tu descanso durante la gestación:

    Cena temprano (no comas justo antes de acostarte), no mucha cantidad y evita los alimentos grasientos, ácidos o muy condimentados. Si tienes reflujo, puedes acostarte con el tronco ligeramente elevado.

      Mantente hidratada durante todo el día, pero procura no beber mucho en las últimas horas de la tarde y la noche. Recuerda también ir al baño antes de acostarte.

    Lleva una dieta sana y equilibrada y toma todos los suplementos alimenticios que tu médico te recomiende. La falta de potasio y calcio, por ejemplo, son una de las causas de los calambres musculares.

    Realiza actividad física moderadora a diario (si no existe contraindicación médica). Nadar, caminar o practicar yoga, por ejemplo, son buenas opciones. También es importante que hagas estiramientos y mantengas una buena postura.Ejercicio yoga embarazo

    Mantén un horario de sueño habitual. Procura acostarte y despertarte siempre a la misma hora.

      Haz ejercicios de relajación. Si estás muy nerviosa, te asalta la preocupación o estás estresada por la llegada del parto, te puede ayudar a relajarte tomar un baño caliente antes de acostarte, meditar, escuchar música tranquila o leer.

      Toma un vaso de leche caliente con miel antes de acostarte. Es un remedio casero inocuo que te puede ayudar a conciliar el sueño un poco más rápido. La leche y la miel contienen triptófano y aminoácidos esenciales que aumentan la producción de melatonina inductora del sueño.

    ¿Cuál es la mejor postura para dormir durante el embarazo?

    Insomnio en embarazo Dormir de lado_minUna de las claves para dormir mejor durante el embarazo, principalmente en la etapa final, es encontrar la postura correcta. ¿Cuál es la mejor? De lado.

    Se recomienda, además, que sea sobre el lado izquierdo, ya que así el útero no presiona la vena cava inferior y mejora la circulación hacia el corazón, lo que favorece el riego sanguíneo del feto, el útero y los riñones.

    Para aliviar la presión lumbar y conseguir una buena alineación de la columna vertebral, se aconseja colocar una almohada entre las piernas y otra debajo del abdomen. Y si padeces problemas de circulación, se te hinchan los pies y los tobillos o tienes calambres en las piernas, otra recomendación es añadir unos cojines para apoyar las piernas, de manera que descansen en una posición más elevada.

    Por otra parte, si en algún momento tienes problemas de reflujo, hasta que se alivie la molestia puedes dormir en postura semisentada.

    Conclusiones

    Aunque tener algunas dificultades para conciliar el sueño durante el embarazo es normal, ten en cuenta que, si esto se convierte en un cuadro de insomnio, puede afectar al embarazo.

    ¡Ojo!
    No hay que preocuparse en exceso, porque es contraproducente, pero es conveniente consultar con el médico.

    También se pueden seguir algunos consejos para aliviarlo y conseguir descansar un poco mejor. No cenar en exceso, hacer actividad física durante el día, limitar el consumo de líquidos durante la noche o llevar a cabo alguna rutina relajante, pueden ayudar a descansar mejor.

    Y si lo que no te deja dormir son las preocupaciones por el embarazo, intenta consultar con tu médico todas tus dudas para quedarte más tranquila.

    ¿Te ha resultado útil?
    (Votos: 1 Promedio: 5)

    ·····

    Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

    Ir arriba