Semana 31 de embarazo

Las patadas de tu bebé son ya muy intensas

Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno

Matrona y Sexóloga

bebe semana 31Mide 41 cm, como una piña grande, y pesa 1.500 g, como una botella de cristal de 1 litro llena de agua.

Cambios en tu bebé esta semana

Semana 31Su cerebro sigue desarrollándose imparable. Fruto de ese desarrollo cerebral, los órganos de los sentidos van agudizándose.

Además, la maduración de los riñones y pulmones es casi completa, aunque todavía no sería capaz de respirar por sí solo fuera del útero si naciera ya.

Tu hijo cada día que pasa se mueve más. Esas pataditas tan adorables que comenzaste a sentir hace unas semanas puede que te comiencen a desesperar, sobre todo cuando duermes y tu bebé se empeña en jugar con sus pies y tus costillas.

Cada vez crece más y el tamaño del útero es más justo, por lo que le queda menos espacio. Paciencia… es inevitable que cada vez las patadas vayan siendo más incómodas, pero en unas semanitas ¡echarás de menos sentirle en tu interior!

Tus cambios físicos y emocionales

Te fatigas con más facilidad durante estas últimas semanas porque el útero empuja hacia arriba todos tus órganos y queda menos espacio para los pulmones.

El descanso empieza a ser dificultoso, aunque estés cansada te cuesta cada vez más dormir.

A nivel hormonal, tus niveles de relaxina empiezan a dispararse. ¿Sabes para qué sirve esta hormona?

La relaxina aumenta en el embarazo para facilitar el movimiento de los huesos de la pelvis y el paso de tu bebé a través de ella el día de parto. A estas alturas, sus niveles son muy elevados.

Es sorprendente cómo la piel del abdomen sigue estirándose, eso puede producirte picores si no está suficientemente hidratada. Recuerda darte crema hidratante a diario para reducir estas molestias y evitar la aparición de estrías.

¡Ojo!
En ocasiones, debido a un trastorno en el hígado durante el embarazo, el picor aparece en las manos y los pies. En este caso debes consultar con tu médico, ya que suele deberse a una colestasis intrahepática, que requiere tratamiento para evitaros complicaciones a ti y tu bebé.
Síntomas frecuentes en la semana 31 de embarazo

  • Estreñimiento
  • Manchas en la piel de la cara (cloasma)
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Retención de líquidos
  • Ciática
  • Ardores
  • Calambres en las piernas
  • Varices
  • Hemorroides
  • Edemas en las piernas
  • Mareos

Consejos para tu bienestar

Ejercicio durante embarazoLa relaxina no solo hace más flexibles las articulaciones de la pelvis… sino todas las de tu cuerpo.

Ten precaución con las luxaciones, aunque te sientas más elástica, no fuerces posturas y no realices movimientos muy bruscos cuando hagas ejercicio físico.

Esto no debe ser, en ningún caso, motivo para que dejes de hacer ejercicio o disminuyas su frecuencia. Sí, tu cansancio te agradecería que lo hicieras, es tentador, pero la actividad física te ayuda a prevenir otras molestias como el estreñimiento, el dolor de espalda, la ciática, los calambres y los problemas circulatorios.

Además, estás entrenando a tu cuerpo para el día del parto y, con una buena condición física, la recuperación tras él será mucho mejor.

Consejo
No olvides ejercitar tus brazos ¿y qué tienen que ver los brazos?, pensarás. Cuando tengas que cargar varias horas al día con un bebé que cada vez pesa más, darás gracias a haberlos ejercitado durante el embarazo, ¡te lo garantizo!

Exámenes médicos y pruebas en la semana 31

Si tu embarazo es normal, en esta semana no te corresponde realizarte ninguna prueba médica.

Preguntas frecuentes

¿Puedo darme un baño de agua caliente para aliviar mi dolor de espalda?

Baño embarazoSuena altamente apetecible, ¿verdad? Estás cansada, te duele la zona lumbar de todo lo que se está curvando en el embarazo, tus piernas están sobrecargadas por los kilos que has ganado y la idea de meterse en un baño calentito te hace poco menos que alcanzar el nirvana… pero desgraciadamente no está aconsejado sumergirse en agua caliente durante el embarazo.

Meterse en una bañera caliente o en un spa (¡uf! más apetecible aún) hace que se dilaten los vasos sanguíneos, lo que hace que baje la tensión y la sangre vaya más lenta, esto implica una reducción del flujo sanguíneo a la placenta, es decir, le llegaría a tu bebé menos sangre y, lo que es más importante, menos nutrientes y oxígeno.

En cambio, sí que puedes ducharte y dirigir el chorro de agua caliente hacia tus lumbares.

Una ducha de agua caliente no te sumerge por completo en el mismo calor que te produciría un baño.

Truco
Un saquito de semillas también puede resultar muy útil para aplicarte calor local cuando quieras, incluso estando vestida. Se calienta en el microondas y los hay de distintos tamaños, ¡incluso algunas mujeres lo llevan al parto!

¿Quieres saber más?

Nota: este contenido ha sido redactado por Jade Magdaleno, matrona con años de experiencia asistecial y académica. Aún así, esta información nunca debe sustituir el seguimiento de tu embarazo por parte de tu médico.

Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 38 Promedio: 4.6)

Ir arriba