Semana 33 de embarazo

Las molestias empiezan a hacerte desear dar a luz ya

Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno

Matrona y Sexóloga

Bebe semana 33Mide 44 cm, como tu muslo y pesa 2 kilos, como 2 botellas de 1 litro de agua.

Cambios en tu bebé esta semana

Semana 33La mayoría de los bebés en esta semana están colocados con la cabeza hacia abajo. Eso significa que las patadas darán de lleno en tus costillas. Si está de nalgas, tu vejiga recibirá sus puntapiés.

Piensa que el espacio en el interior del útero cada vez es más limitado y a él le encanta moverse y estirarse.

Sus pulmones están casi casi preparados para la vida en el exterior.

Hay bebés que en esta semana ya tienen los pulmones maduros, pero por precaución, si una mujer se pone de parto antes de la semana 34, se le administra una medicación intramuscular (pinchazo en el culete, el líquido pica bastante) para acelerar la maduración pulmonar del bebé.

Tus cambios físicos y emocionales

ReflujoAunque los ardores pueden aparecer mucho antes, a estas alturas pueden volverse realmente desesperantes. El tamaño del útero eleva ya mucho el estómago.

Imagínalo como si fuera una bota de vino, de hecho, su forma es muy similar. El útero, al elevarlo, lo inclina facilitando que su contenido retorne.

Además, la boca del estómago que conecta con el esófago tiene una especie de cierre, llamada cardias, que se relaja a causa de las hormonas. Es decir, el estómago se inclina hacia su entrada y el cierre se afloja, ¿resultado?

El contenido del estómago, con los ácidos que se producen para digerir los alimentos, vuelve al esófago provocándote una molesta sensación de quemazón casi constante, más intensa tras las comidas.

Puede que comiences a despertarte por las mañanas con la cara algo hinchada, lo notarás especialmente en los párpados. A lo largo de la mañana esa hinchazón irá bajando.

Importante
Si la hinchazón matutina no se reduce y sientes que estás reteniendo demasiado líquido, consúltalo con tu matrona para que compruebe que tu tensión arterial es correcta.
Síntomas frecuentes en la semana 33 de embarazo

  • Estreñimiento
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Retención de líquidos
  • Ciática
  • Ardores
  • Calambres en las piernas
  • Varices
  • Hemorroides
  • Edemas en las piernas
  • Mareos
  • Calostro

Consejos para tu bienestar

Si los ardores comienzan a llevarte por el camino de la amargura, cambia algunos hábitos que pueden reducir las molestias: ya sabes que lo que provoca esos síntomas es el contenido del estómago, que vuelve hacia atrás, por lo que debes procurar no llenarlo en exceso.

  • Reparte a lo largo del día lo que ingieres: más vale hacer 5-7 ingestas escasas diarias que 3 abundantes. No debes pasar hambre, no es momento de hacer dieta, pero piensa que cuanto más lleno esté el estómago, más fácil será que se vierta su contenido al esófago de vuelta.
  • Evita alimentos especialmente perjudiciales si tienes ardores: fritos, picante, comida muy especiada y café favorecen el reflujo esofágico y te encontrarás peor si los incluyes en la comida.
  • Intenta no cenar justo antes de acostarte.
  • No te reclines o tumbes nada más comer, puesto que inclinará aún más el estómago, facilitando que su contenido retorne al esófago.

Consejo
Ten en cuenta que, aunque comas poca cantidad, el vaciamiento gástrico en el embarazo se enlentece. La siesta tras la comida puede traerte más perjuicio que descanso.

Exámenes médicos y pruebas en la semana 33

Si todo es correcto, en esta semana no tendrás que realizarte ninguna prueba médica, únicamente acudir a las consultas de revisión normales con tu matrona.

Preguntas frecuentes

¿Debería dejar de nadar en algún momento?

Nadar embarazo

Las mujeres que eligen la natación como forma de ejercicio físico durante el embarazo, escogen uno de los deportes más completos y beneficiosos que hay.

Al final del embarazo surge una duda: ¿hasta cuándo se puede nadar? Te aconsejarán de todo (y no solo en esto, a estas alturas ya estarás un poco saturada de consejos), pero lo cierto es que, si no hay contraindicación médica en tu caso concreto, se puede nadar hasta el final del embarazo.

Uno de los principales temores es el de romper la bolsa dentro de la piscina, por dos motivos:

  • Puede que no te enteres: bueno, seguramente no eres Michael Phelps y no vas a estar nadando 7 horas seguidas. Si rompes la bolsa nadando y no te das cuenta, ya te enterarás cuando salgas, te seques y descubras que te mojas de nuevo.
  • La posibilidad de que tu bebé se infecte con el agua de la piscina: realmente no está descrito que exista este riesgo, puesto que el agua no circula por el interior de la vagina y el cloro evita que haya microorganismos flotando. Sí se considera un factor de riesgo de contagio el que hayas roto la bolsa y te hagan un exceso de tactos vaginales, porque se arrastran al interior de la vagina con la mano todos los microorganismos presentes en la vagina.

Sabías que...
Ten en cuenta que cuando se rompe la bolsa en una película, el parto viene inmediatamente después, pero la realidad no es así. Desde que rompes la bolsa hasta que das a luz lo más normal es que pasen unas cuantas horas, incluso puede que tengan que provocarte el parto si no te pones tú sola pasado un tiempo.

¿Quieres saber más?

Nota: este contenido ha sido redactado por Jade Magdaleno, matrona con años de experiencia asistecial y académica. Aún así, esta información nunca debe sustituir el seguimiento de tu embarazo por parte de tu médico.

Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 41 Promedio: 4.5)

Ir arriba