Diabetes gestacional: síntomas, causas y cómo prevenir este trastorno

Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno

Matrona y Sexóloga

Prueba azúcarEs muy posible que hayas oído hablar de la diabetes gestacional y todo lo que este trastorno comporta: seguir una dieta especial, controles médicos más frecuentes y recomendaciones especiales para garantizar su salud y la de su futuro hijo/a.

Pero ¿sabes exactamente qué es? A continuación hablaremos, de cuándo y por qué puede aparecer la diabetes gestacional, te desvelaremos algunos secretos sobre la prueba de diagnóstico y hablaremos de consejos y trucos para evitar que aparezca este trastorno o, si ya la padeces, cómo puedes controlar tu salud y embarazo lo mejor posible.

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un trastorno metabólico que aparece aproximadamente en 12 de cada 100 embarazadas. ¿Y de qué se trata exactamente? Resulta que los valores de glucosa (“azúcar”), en sangre materna se elevan por encima de lo normal.

¿Cuándo y por qué aparece este trastorno?

La glucosa es la principal fuente de energía para tu futuro bebé.

Es por eso que, durante el embarazo, tu organismo modifica su metabolismo para que el azúcar se encuentre más tiempo y en mayor cantidad en tu sangre, garantizando así que esté disponible en todo momento y en cantidad suficiente para tu peque.

Durante la primera mitad de la gestación, las hormonas estrógenos y progesterona hacen que la insulina aumente. De esta forma, se mantienen a raya los niveles de glucosa en sangre.

Sin embargo, en la segunda mitad de la gestación la insulina deja de ser tan eficaz y el hígado aumenta su propia producción de glucosa. Ambos factores hacen que los niveles de azúcar en sangre aumenten. Esto tiene una sencilla explicación a nivel biológico: este es el periodo del embarazo en el que tu bebé, gradualmente, requerirá un aporte mayor de energía.

Es por eso que la diabetes gestacional aparece a partir de la segunda mitad del embarazo.

El problema aparece cuando, debido a nuestra dieta o a factores propios de nuestra fisiología, tenemos una cantidad excesiva de glucosa en sangre, que sobrepasa la que nuestro bebé y las células de nuestro cuerpo necesitan.

Ese exceso de azúcar produce los síntomas y riesgos propios de la diabetes gestacional, que veremos a continuación.

¿Qué es la insulina?
Es la hormona que facilita que la glucosa pase de la sangre al interior de las células, disminuyendo así la cantidad de azúcar que circula por el torrente sanguíneo.

Síntomas de la diabetes gestacional

En general, los síntomas suelen pasar desapercibidos porque suelen confundirse con los típicos del embarazo:

  • Una subida muy elevada de glucosa en sangre puede ocasionar náuseas, vómitos, un exceso de sed y de orina y malestar general.
  • Una bajada de glucosa puede producir mareos, palpitaciones, sudoración u hormigueo.

Como ves, son síntomas muy inespecíficos que pueden aparecer por una diabetes o por las propias molestias de la gestación.

En ocasiones, la principal sospecha de una diabetes gestacional al final del embarazo aparece tras estimar en una ecografía un peso excesivo del bebé para lo que le correspondería según sus semanas de vida.

Factores de riesgo

Cualquier mujer puede desarrollar diabetes gestacional, pero hay algunos casos en los que las posibilidades de padecer este trastorno son mayores:

  • Ser mayor de 35 años
  • Índice de masa corporal mayor de 30
  • Embarazos previos con diabetes gestacional
  • Hijos con muerte neonatal sin causa conocida
  • Partos prematuros, con hidramnios o alguna anomalía congénita
  • Mujeres con hipertensión arterial o preeclampsia, infecciones de orina recurrentes, glucosa en orina, candidiasis vaginal grave recurrente, infertilidad o hipertiroidismo
  • Algún familiar de primer grado (padre, madre o un hijo anterior) diagnosticado de diabetes

¿Cómo se detecta la diabetes gestacional?

Para intentar detectar este trastorno metabólico antes de que pueda ocasionar alguna complicación a la mamá o su bebé, en España se realiza una prueba de cribado a todas las embarazadas llamada test de O’Sullivan.

¿En qué consiste el test de O’Sullivan?

Test diabetesSe trata de una prueba ambulatoria para medir tu capacidad de regular los niveles de glucosa en sangre.

Cuando llegues a la zona de extracciones sanguíneas te darán un jarabe que no es más que glucosa (50 gramos para ser exactos) que deberás tomarte.

Tranquila, puedes respirar, ¡no hace falta que te lo tomes todo de un solo trago! Pero no debes sentarte con el vasito en la mano e ir dando sorbos durante un cuarto de hora, porque esto sí podría interferir en el resultado.

Transcurrida exactamente 1 hora que deberás permaneces sentada y sin fumar (esto sí que puede alterar el metabolismo de la glucosa y distorsionar el resultado), te sacarán sangre para ver cómo ha gestionado tu organismo ese aporte extra de glucosa.

Si el valor es mayor de 140mg/dl, la prueba será positiva y habrá que realizar una segunda prueba de confirmación o diagnóstica.

Consejo
A algunas mujeres les resulta muy desagradable ese dulzor, incluso llegan a sentir náuseas o a vomitar. Piensa que si vomitas la glucosa, deberás repetir la prueba otro día. Un truco genial para prevenir ese malestar es llevarse de casa una rodajita de limón y chuparla tras ingerir la glucosa, esa acidez te ayudará a evitar las náuseas y tampoco hará que varíe el resultado de la prueba.

¿Cuándo se hace el test de O´Sullivan? 

La prueba se realiza entre las semanas 24 y 28 del embarazo, que es el momento idóneo para poder detectar la diabetes a tiempo y prevenir complicaciones.

Sin embargo, hay mujeres a quienes se les realiza durante el primer trimestre, si se tiene algún factor de riesgo para la diabetes gestacional que hemos comentado en el apartado anterior.

Importante
No es necesario acudir en ayunas a esta prueba. Cuando estás embarazada, a veces no desayunar puede ser misión imposible si sufres las habituales náuseas matutinas. Tomar algo antes del test no interfiere en su resultado.

Prueba diagnóstica de confirmación (SOG 100g) 

Las siglas SOG 100g corresponden a “Sobrecarga Oral de Glucosa 100g”, y es justo lo que estás imaginando: el mismo jarabe del test de O’Sullivan, pero con el doble de glucosa.

Esta prueba se realiza a todas las embarazadas que cumplan uno de estos dos criterios:

  • Resultado mayor de 140mg/dl de glucosa en el test de O´Sullivan.
  • Aquellas que, aun teniendo un O´Sullivan negativo, presenten alguna alteración compatible con una diabetes gestacional (por ejemplo, estimar en la ecografía un peso fetal mucho más elevado de lo que le correspondería al bebé en esa semana). En este caso la prueba se realiza entre la semana 32 y 35.

¿En qué consiste la prueba de confirmación? 

informar a embarazadaA diferencia del test de O’Sullivan, para realizar esta prueba sí se exige cierta preparación previa:

  • Te recomendarán una dieta rica en hidratos de carbono (no te preocupes, no pasarás hambre, es de 2100kcal diarias) que deberás seguir durante 3 días.
  • El día de la prueba tendrás que acudir en ayunas sin haber comido nada en las últimas 8 a 14 horas.

Esta vez te cogerán una vía en el brazo, porque harán falta 4 extracciones de sangre (así te llevas 1 pinchazo en vez de 4): una antes del jarabe, otra a la hora, otra a las 2 horas y la última a las 3 horas. Recuerda que no podrás levantarte (lo justo, si necesitas ir al baño) ni fumar nada en este tiempo.

Consejo
Para que la espera no se te haga muy pesada, lleva compañía, un libro o el móvil con la batería al máximo.

¿Cómo interpretar los resultados?

Para que la prueba sea negativa, los valores de glucosa deben estar por debajo de:

En ayunas≤105mg/dl
A la hora≤190mg/dl
A las 2 horas≤165mg/dl
A las 3 horas≤145mg/dl

Si hay 1 valor alterado, se debe repetir la prueba en 3 semanas. Si en la repetición continúa habiendo 1 solo valor alterado, se diagnosticará diabetes gestacional.

Si hay 2 valores o más alterados, se diagnosticará diabetes gestacional.

Otras formas de diagnóstico 

En España este es el protocolo de cribado y diagnóstico de la diabetes gestacional que se aplica a todas las embarazadas, pero no es así en otros países.

Por ejemplo, en algunos países solamente se hace el test de O´Sullivan a las mujeres que tengan algún factor de riesgo.

También puedes encontrarte que en tu país las pruebas de detección no sean iguales: en algunos lugares les dan a las mujeres una dieta que deben seguir durante varias semanas, durante las cuales ellas mismas se harán glucemias capilares (el pinchacito en el dedo que se dan los diabéticos para controlar su nivel de azúcar) e irán registrando los resultados en una libreta que después revisará su ginecólogo para valorar si pudiera haber diabetes o no.

Riesgos y complicaciones maternas y fetales

La diabetes gestacional, especialmente la no diagnosticada y la mal controlada, puede suponer un serio problema para la salud maternoinfantil.

En la mujer, se relaciona con un mayor riesgo de padecer:

  • Parto prematuro, con el consiguiente riesgo que supone para el bebé nacer antes de tiempo
  • Aborto
  • Hipertensión crónica y preeclampsia
  • Hidramnios (aumento excesivo del líquido amniótico)
  • Aumento de las infecciones vaginales y urinarias
  • Cronificación: aunque la diabetes gestacional suele desaparecer tras el parto, en algunas mujeres permanece ya de manera crónica para el resto de su vida como diabetes tipo II.

En el bebé, aumenta el riesgo de sufrir:

  • Malformaciones cardiacas, del sistema nervioso central y esqueléticas
  • Macrosomía (peso excesivo que puede dificultar el nacimiento),
  • Crecimiento intrauterino retardado y alteraciones de la madurez pulmonar
  • Hipoglucemia, hipocalcemia, hiperbilirrubinemia
  • Riesgo de pérdida de bienestar fetal durante el parto (lo que antiguamente se llamaba “sufrimiento fetal”),
  • Asfixia y muerte fetal
  • Propensión a sufrir patología diabética

Por ello es tan importante tanto hacer un buen seguimiento del embarazo que facilite su diagnóstico, como un buen control posterior si el diagnóstico ha sido positivo.

Importante
Pese a que se mencionan dificultades en el nacimiento, en los casos de diabetes gestacional, las ventajas del parto vaginal continúan siendo superiores a las de la cesárea. La diabetes gestacional no es una indicación de cesárea, ni por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, ni por la Organización Mundial de la Salud.

Prevención de la diabetes gestacional

Más vale prevenir que curar… y en este caso no iba a ser diferente.

Dieta y nutrición 

Dieta sana embarazoLo ideal es llegar al embarazo en unas condiciones óptimas, con unos hábitos saludables de ejercicio físico, dieta rica en fibra, vegetales y pobre en dulces (mucho ojo con los zumos y refrescos, no solo la bollería nos aporta un exceso de azúcar).

Si tu alimentación siempre ha sido un poco desastrosa, nunca es tarde para empezar a cuidarla. De hecho, cada vez hay más embarazadas que acuden a un nutricionista para que les oriente con su alimentación, preocupadas por su salud y la de su bebé.

Cuida tu alimentación

La mejor manera de prevenir la diabetes gestacional es cuidando la alimentación. Aunque esto no significa que así se pueda curar, ya que tiene varios posibles desencadenantes y no siempre están relacionados con la comida, como en los casos genéticos.

Laia Rovira, nutricionista especialista en embarazo e infancia

Gestión del estrés 

El estrés es mal amigo de la diabetes. Cuando nos estresamos, aumenta el cortisol en sangre, esta hormona inhibe la acción de la insulina y estimula la producción de glucosa, poniéndole la alfombra roja a la diabetes para que llegue para quedarse.

Valora aquello que te preocupa y busca apoyo en tu entorno para reducir el estrés en la medida de lo posible.

Ejercicio físico

Ejercicio durante embarazoEs importante mantener un estilo de vida activo con ejercicio físico regular a lo largo del embarazo.

Esto no solo ayudará a prevenir la aparición de diabetes gestacional, sino también a mantener la musculatura tonificada y preparada de cara al parto, reduciendo la probabilidad de aparición de secuelas agudas y crónicas, como incontinencia urinaria, necesidad de practicar una episiotomía, etc.

Tratamiento de la diabetes gestacional

A veces, por muy bien que lo hagamos… la diabetes gestacional aparece sin que podamos evitarlo.

Si es tu caso, has de saber que, aunque en la población general la diabetes puede controlarse mediante antidiabéticos orales, en el embarazo estos están completamente contraindicados.

Muchos posibles desencadenantes

La diabetes gestacional tiene muchos posibles desencadenantes y, sin duda, la alimentación es uno de ellos, pero no es el único y su tratamiento dependerá de cuál sea su origen.

Laia Rovira, nutricionista especialista en embarazo e infancia

Si te diagnostican diabetes gestacional, probablemente el ginecólogo te aconseje intentar controlar tu glucemia (nivel de glucosa en sangre) mediante ejercicio y dieta, aumentando el consumo de alimentos ricos en fibra y disminuyendo el de azúcares simples. Si quieres saber más sobre la dieta para diabetes gestacional correcta y ejemplos de menús, lo encontrarás aquí.

Consejo
Es importante priorizar el consumo de verduras y legumbres y consumir el pan, el arroz y la pasta en su versión integral.

Si con esto no se logran niveles de azúcar dentro de valores normales, el tratamiento consistirá en inyecciones de insulina. Tranquila, la aguja es finísima, verás como el pinchazo apenas molesta.

Además, el control del embarazo de una mujer con diabetes gestacional es más exhaustivo:

  • Te derivarán a la consulta de alto riesgo
  • Te aconsejarán hacer un examen cardiológico del bebé mediante ecografía en la semana 28
  • Te adelantarán la prueba de monitores (RCTG o registro cardiotocográfico) a la semana 3638.

Y después del parto… 

talón bebéPara vigilar la posible afectación del bebé, se le realizarán glucemias capilares pinchándole en un lateral del talón para detectar una posible bajada de azúcar tras el nacimiento cada media hora durante sus 2 primeras horas de vida, después a las 3 horas, a las 6, 12, 24, 36 y 48 horas.

Truco
Para minimizar la molestias de tu peque, la medida analgésica más efectiva es ponerse el bebé al pecho durante el pinchazo.

Una de las posibles complicaciones de la diabetes gestacional es que te quedes con ella de manera crónica, por lo que a las 6-8 semanas postparto te harán de nuevo la sobrecarga oral de glucosa (en este caso, con 75 gramos de glucosa) y te sacarán sangre justo antes de tomártelo y a las 2 horas. Si antes de tomártelo tienes más de 100mg/dl y/o a las 2 horas entre 140 y 200mg/dl, te repetirán el control al año, si los valores son menores, a los 3 años.

Como la diabetes gestacional se relaciona también con un mayor riesgo de disfunción tiroidea, te pedirán una analítica hormonal a los 3-4 meses postparto.

Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.
Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. No te cuesta nada y a nosotros nos ayuda un montón, ¡muchas gracias!
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 2 Promedio: 5)

Ir arriba