Los mejores cojines de lactancia – comparativa y guía de compra

madre dando el biberónTanto si ya sabes que le darás el pecho a tu bebé como si prefieres optar por alimentarlo con biberón, el cojín de lactancia es una compra fundamental. Tener una postura cómoda y relajada a la hora de alimentar al bebé es beneficioso tanto para la madre (o para el padre si le da el biberón) como para el pequeño.

Además si te haces con uno antes de dar a luz, será tu compañero perfecto en la cama. Las embarazadas sabemos lo incómodo que puede llegar a ser a veces encontrar la posición perfecta para conciliar el sueño -sobre todo en los últimos meses antes de la llegada del bebé- y el cojin de lactancia bien acomodado también resuelve este problema.

Y aquí no se acaba su versatilidad, si tomas nota de los consejos que te damos en este artículo, le sacarás provecho una larga temporada.

Las 10 mejores almohadas de embarazo y cojines de lactancia

Después de analizar y probar varios modelos y tipos, y de evaluar la opinión de cientos de madres, hemos preparado una lista con las características de los mejores. Además te explicamos qué tipos hay para elegir, los materiales de confección más utilizados y cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno. En definitiva, todo lo que necesitas saber para escoger uno que se adapte a tus necesidades y evitar que acabes tirando el dinero.

1. Niimo Alpha XXL 

Un cojín ideal si buscas versatilidad para usarlo tanto para la lactancia como para el embarazo.

Material de relleno: Fibra hueca de poliéster siliconado

Material de la funda: 100% algodón

Desenfundable:

Lavable:

Niimo Alpha XXL
Ver precio
Se trata del modelo más grande de la línea de cojines de lactancia de la marca Niimo. Es ideal para empezar a utilizar durante el embarazo, ya que por su tamaño, forma y adaptabilidad, permite a la futura mamá acomodarse en la cama y descansar de lado en una postura correcta y cómoda para combatir el dolor de espalda y el cansancio propios de esta etapa.

Además, a pesar de tener un buen volumen no abulta demasiado con lo cual es posible utilizarlo incluso si no hay mucho espacio de sobra en la cama o para dormir la siesta en el sofá. Eso sí, debido a su tamaño, deberás contar con un espacio relativamente grande cuando quieras guardarlo.

Al tratarse de un cojín alargado, durante la lactancia se puede acomodar a conveniencia según las necesidades del momento. Su material lo hace muy maleable manteniendo, no obstante, la posición en la que se coloque.

Algo que nos ha gustado especialmente es que, al no estar relleno de bolitas, no hace ese típico ruido generado por el roce entre ellas al moverlo o corregir la postura. Si tu bebé se ha quedado dormido, podrás llevarlo a la cuna sin temor a que se despierte.

Otro punto a destacar es su funda de algodón, de tacto agradable y buena calidad. Nos ha parecido sencillo de desenfundar y, además, tanto la funda como el relleno pueden lavarse en la lavadora según el fabricante.

Otro punto importante para la higiene es su tratamiento anti-ácaros, que te permitirá mantener a raya las alergias.

Pros
  • Ligero
  • Se puede lavar funda y relleno
  • Es anti-ácaros
Contras
  • Ocupa bastante espacio al guardarlo

2. Jané

El cojín ideal si buscas versatilidad

Material de relleno: Micro perlas de poliestireno

Material de la funda: 100% algodón

Desenfundable:

Lavable:

Jané
Ver precio
Si hablamos de cojines versátiles no podemos dejar de mencionar este modelo de la marca Jané. Con su forma alargada tipo “churro”, cumple distintas funciones teniendo en cuenta todos los detalles importantes.

Usado tal y como viene sirve tanto como cojín para dormir durante el embarazo, como cojín de lactancia o como reductor o chichonera para cuando acostamos al bebé en la cuna.

El relleno es de perlas de poliestireno que se amoldan tanto al cuerpo de la madre como al del bebé. Aunque, cabe mencionar, que a algunas mamás no les convence este tipo de material porque comentan que las perlas se desplazan y el bebé se hunde un poco.

Si se le coloca la funda especial que trae se convierte en un cojín cerrado redondo con hueco en el centro y base para sentar o recostar al bebé después de comer o mientras tú haces otras cosas. Un punto extra importante: para añadir seguridad incluye un arnés como si se tratase de una hamaquita.

Además incluye su propia bolsa de transporte donde queda compacto y fácil de guardar. Y su estampado en blanco y gris con estrellitas es muy delicado.

Pros
  • Versatilidad de usos
  • Incluye bolsa de transporte
  • Cuando lo usas como hamaca el niño queda bien sujeto
Contras
  • Se queda justo de tamaño si el bebé es muy grande
  • El relleno de perlas no convence a todos

3. Niimo Beta

Una muy buena opción para los que buscan un cojín de lactancia por menos de 30€

Material de relleno: Fibra de poliéster

Material de la funda: 100% algodón

Desenfundable:

Lavable:

Ver precio
Este cojín forma parte también de la línea de lactancia de la marca Niimo pero se trata, en este caso, del modelo más pequeño y compacto de la gama. Por un precio más que razonable es posible tener un cojín funcional, cómodo y que ocupa poco espacio.

Su forma y tamaño están pensados y enfocados casi exclusivamente a que tanto la madre como el bebé puedan mantener una buena postura durante la lactancia.

El cojín tiene forma tipo “C” y ofrece un soporte firme y es ergonómico. Se coloca fácilmente y mantiene su posición todo el tiempo evitando que el bebé se hunda y no pueda efectuar un buen agarre al pecho. Además evita que los brazos de la madre se sobrecarguen y las cervicales se resientan.

Pero su uso no se restringe solo al momento de la alimentación. Cuando el bebé empieza a querer hacer sus primeros movimientos el cojín le sirve como punto de apoyo para erguirse y aprender a mantener la cabeza levantada.

Y algo a tener en cuenta respecto a él es que se puede lavar tanto la funda como el relleno y se seca todo muy rápido.

Una desventaja: si tu bebé es grandote no te servirá.

Pros
  • Precio económico
  • Ocupa poco espacio
  • Se puede lavar completo
Contras
  • Es justo si el bebé es grandote
  • No sirve durante el embarazo

4. Scamp

Un cojín cuya firmeza puedes adaptar a tu gusto

Material de relleno: Perlas siliconadas

Material de la funda: 100% popelina de algodón

Desenfundable:

Lavable:

Scamp
Ver precio
¿Qué es lo que más nos convence de este cojín? Que su firmeza se puede adaptar al gusto de cada uno ya que es posible abrir la funda interior de manera fácil para quitarle relleno si se prefiere que sea más blando.

Es recomendable para bebés que se mueven mucho porque se puede atar rodeando la cintura de la madre con las cuerdas que trae en los extremos y, de esta forma, no se moverá ni cambiará de posición.

Respecto a su utilidad, lo encontramos altamente versátil porque sirve para el embarazo, para la lactancia, como chichonera en la cuna y para recostar o sentar al bebé en cualquier momento. Aunque te lo recomiendo más en invierno que en verano porque la textura de su funda da un poco de calor.

Este modelo está disponible en una amplia variedad de estampados, hay suficientes colores y dibujos para satisfacer casi todos los gustos. Y su precio está al alcance de todos los bolsillos.

Truco
Si con el paso del tiempo ves que la almohada ha perdido cuerpo, puedes meterla en la lavadora y el relleno vuelve a recuperar volumen.
Pros
  • Versatilidad de funciones
  • Se puede regular el relleno
  • Buen precio (es de los más baratos)
Contras
  • La funda puede dar un poco de calor en verano

5. Koala Babycare KHugs

El mejor cojín de lactancia para bebés inquietos

Material de relleno: Poliéster siliconado

Material de la funda: 100% algodón

Desenfundable:

Lavable:

Koala Babycare
Ver precio
Este cojín es una buena solución para mujeres embarazadas que han probado alternativas para descansar cómodas pero no han dado con ninguna que les aporte buenos resultados. Se adapta muy bien a todo tipo de embarazadas, más altas o más bajitas, incluso si tienen mucha barriga, ya que es lo suficientemente largo para acomodarse a todo el cuerpo.

Como cojín de lactancia es ideal para bebés grandes, abarca bien el cuerpo del niño y la madre no tendrá que estar pendiente de que se pueda hundir o quedar colgando del pecho. Si el bebé es muy inquieto, el cojín se puede atar a la espalda de la madre rodeando sus caderas con las cuerdas que trae en los extremos. Con esto también se consigue contar con un apoyo lumbar.

Esto también lo hace bastante voluminoso. Tenlo en cuenta, sobre todo, si no te sobra mucho espacio de almacenamiento en casa.

Además de poder utilizarlo como cojín durante el embarazo y para la lactancia,  en nuestra experiencia este cojín funciona muy bien para colocarlo como chichonera, especialmente útil para bebés que se giran mucho en la cuna ya que se puede atar a los barrotes y rodea casi todo el cuerpo del bebé impidiendo que se golpee.

Además de las cuerdas de los extremos, este modelo incluye dos cuerdas más para un ajuste bien firme.

Un extra que nos parece muy práctico: incluye una funda para su transporte.

Pros
  • Muy cómodo como almohada de embarazo
  • Ideal para bebés grandes o inquietos
  • Tiene funda de transporte
  • Cuerdas extra para un ajuste firme
Contras
  • Ocupa bastante espacio

6. Cambrass Star

Un cojín de lactancia compacto, sencillo y de buena calidad

Material de relleno: Poliéster

Material de la funda: mezcla 52% poliéster y 48% algodón

Desenfundable:

Lavable:

Cambrass Star
Ver precio
Se trata de un cojín pequeño con forma de C diseñado específicamente para una correcta técnica de lactancia.

Al probarlo, hemos constatado que es muy fácil de manejar y de colocar en todas las posturas recomendadas para dar el pecho. Durante toda la toma y hasta que acaba, el peque queda bien acomodado en el cojín y no se desliza ni se hunde.

De esta forma, se facilita un buen agarre al pecho, a la vez que la madre puede mantener una posición correcta sin sobrecargar los músculos de los brazos ni perjudicar las cervicales con el peso del bebé.

El principal punto débil para nuestro gusto es que no podrás usarlo durante el embarazo para dormir, aunque sí puedes darle uso como almohada cervical para relajar los músculos del cuello y espalda mientras lees, miras la televisión o trabajas con el ordenador.

Es práctico de limpiar ya que se puede meter completo tanto en la lavadora como en la secadora para tenerlo siempre impecable y disponible a tiempo para cada toma del bebé. Y muy compacto y fácil de guardar en cualquier armario.

El diseño me parece bonito y tiene dos caras diferentes. Por sacarle un pero, su funda es mezcla de algodón y poliéster y a mí me gusta más que sea 100% de un tejido natural como el algodón.

Pros
  • Fácil de lavar
  • Tiene un diseño bonito y delicado
  • Es compacto y fácil de guardar
Contras
  • No es versátil
  • La funda es mezcla de algodón y poliéster

7. Chicco Boppy

Un cojín pequeño y práctico para madres que quieren usarlo exclusivamente durante la lactancia

Material de relleno: Fibra exclusiva indeformable

Material de la funda: Algodón

Desenfundable:

Lavable:

Chicco Boppy
Ver precio
El modelo Boppy de Chicco es otro de los cojines orientados concretamente a la lactancia y, según hemos comprobado, es especialmente práctico y cómodo para bebés pequeños. Sin embargo, no lo recomendamos si el bebé es grandote ya que el tamaño es algo justo y el bebé no quedaría bien colocado encima de este.

Tiene forma ergonómica y lleva de relleno una mezcla especial de fibra que nos ha llamado bastante la atención porque no se deforma ni pierde volumen. También se puede aprovechar como apoyo para el bebé a partir de los 4 meses cuando empieza a moverse más, para que aprenda a mantenerse sentado solito y a erguirse. Y si lo colocamos boca abajo sobre el cojín ejercita los músculos de su cuello y espalda.

Estéticamente es muy bonito, tiene un estampado infantil colorido y muy divertido que a los niños les llama mucho la atención.

Lo mejor: para lavarlo se puede meter completo (funda y relleno) tanto en la lavadora como en la secadora.

Aunque no es de las opciones más baratas, considero que la calidad de sus materiales lo convierte en una muy buena inversión.

Pros
  • No pierde firmeza ni volumen
  • Se puede meter en la lavadora y la secadora
  • Calidad de los materiales
  • Ocupa poco espacio
Contras
  • No es recomendable para bebés grandes
  • Precio algo superior a la media

8. Over the Rainbow

Un cojín para mamás que buscan un todo en uno que a la vez sea compacto

Material de relleno: Espuma de grado guardería

Material de la funda: Algodón

Desenfundable:

Lavable:

Over the Rainbow
Ver precio
El Over the Rainbow es un cojín de lactancia muy adaptable y con variedad de usos: es lo suficientemente firme y se puede atar a la cintura de la madre para que se mantenga en la posición adecuada aunque el bebé se mueva mientras toma el pecho.

Si buscas un cojín donde poder recostar a tu retoño después de darle el pecho o mientras estás haciendo otra cosa, este es bastante seguro para ello.

Además, puedes utilizarlo como hamaquita, colocándole el arnés que trae como accesorio y cuyo tamaño se puede ir regulando conforme el bebé crece. También trae un minicojín para la cabeza del bebé.

Tanto el arnés como el minicojín se adhieren con velcro.

Un punto extra que nos ha gustado: el velcro también hace posible plegar el cojín para que ocupe menos espacio cuando no se está utilizando.

Sin embargo, por su forma, no es útil para dormir durante el embarazo.

Otro motivo para incluirlo en nuestra selección es que, a diferencia de los demás que hemos escogido, este lleva relleno de espuma. Este material nos ha parecido que aporta una buena sensación de firmeza y lo hace agradable al tacto.

Un comentario frecuente entre los papis que lo tienen es que a sus bebés les gusta mucho sentarse sobre él.

Pros
  • Los accesorios que incluye son realmente útiles
  • Plegado ocupa poco espacio
Contras
  • No sirve para dormir durante el embarazo

9. Nou Futur

Un cojín de lactancia ideal si buscas un producto versátil y discreto

Material de relleno: Fibra hueca siliconada

Material de la funda: Piqué con tacto suave (algodón)

Desenfundable:

Lavable:

Nou Futur
Ver precio
Se trata de un cojín de lactancia de aspecto sencillo que se caracteriza por su gran versatilidad. Sirve para el embarazo y la lactancia, como hamaquita para recostar al bebé y como reductor en la cuna.

Es un cojín de firmeza media-alta muy confortable. Aunque el bebé se mueva mientras mama quedará bien colocado ya que el cojín se va adaptando.

Está relleno con fibra hueca siliconada de buena calidad que mantiene bien el volumen y la forma incluso con el paso del tiempo.

Incluye una funda confeccionada en tejido de piqué, una tela con un tacto delicado y suave que no se arruga y es muy fácil de lavar.

Este modelo lo encontrarás disponible en tres colores simples y elegantes que combinan muy bien con la decoración de la habitación infantil: rosa, celeste y gris.

Pros
  • Buena calidad de relleno
  • Tela de tacto agradable
  • Aguanta bien el uso intensivo
Contras
  • Precio algo superior a la media

10. Clevamama

Ideal para embarazadas que buscan dormir muy cómodas o si necesitas un cojín gemelar

Material de relleno: Poliéster

Material de la funda: 100% algodón

Desenfundable:

Lavable:

Almohada de maternidad
Ver precio
Este cojín de lactancia es ideal si eres de las que no consigue conciliar el sueño porque no logra estar cómoda en la cama.

Su gran tamaño, la forma ergonómica y el relleno blando de poliéster hacen que se adapte bien al cuerpo de la embarazada, dándote el apoyo necesario para que el bebé no presione tus órganos internos y proporcionándote una postura correcta para las rodillas (ligeramente dobladas y separadas) para mejorar la circulación y combatir la hinchazón de las piernas.

Utilizado como cojín de lactancia, da soporte confortable al bebé y, a la vez, apoyo para tu espalda

Además, por su forma y grandes dimensiones es una muy buena opción si buscas un cojín de lactancia gemelar para poder alimentar a los dos niños al mismo tiempo. Eso sí, ten en cuenta que ocupa bastante y su forma y volumen dificultan un poco su plegado.

Esta recomendado para dar el pecho o el biberón a bebés grandes a los cuales cuesta colocar bien en otro tipo de cojines.

Colocado en la cuna se puede utilizar como reductor para que el niño se sienta más arropado o como chichonera para protegerlo de los golpes contra los barrotes.

Además, otro punto a su favor es que tiene un precio muy atractivo.

Pros
  • Gran tamaño
  • Forma adaptada al cuerpo de la embaraza
  • Sirve para gemelos
  • Buen precio
Contras
  • Ocupa mucho espacio
  • Algunos padres comentan que cuesta un poco plegarlo

Tabla comparativa de los mejores cojines de lactancia

En la siguiente tabla encontrarás una comparativa completa de los mejores cojines de lactancia analizados en esta guía.

Nota: si la ves en móvil desplaza la tabla con el dedo para ver todas las columnas.

ModelosPrecioMaterial
relleno
Material
funda
Medidas (Cm)LavableExtras
Niimo Alpha XXL
Niimo Alpha
Poliéster siliconado100% algodón-Funda
Relleno
-
Jané
Jané
Micro perlas
de
poliestireno
100% algodón150 x 100Funda
Relleno
Funda y arnés
para hamaquita

Niimo Beta
Poliéster siliconado100% algodón-Funda
Relleno
-
Scamp
Scamp
Poliéster siliconadoPopelina de algodón160 x 30Funda
Relleno
Cuerdas para
atar extremos
Koala Babycare
Babycare
Poliéster siliconado100% algodón
200 x 28Funda
Relleno
Cuerdas para
atar extremos
Cambrass Star
Cambrass Star
Fibra de
poliéster
Poliéster y
algodón
143 x 53 x 45Funda
Relleno
-
Chicco Boppy
Chicco Boppy
Fibra exclusivaAlgodón
52 x 15 x 48Funda
Relleno
-
Over the Rainbow
Rainbow
Espuma
de grado
guardería
Algodón
47 x 39 x 13Funda
Relleno
· Minialmohada
· Arnés para hamaquita
· Velcro para ajustar tamaño
Nou Futur
Nou Futur
Fibra hueca siliconadaPiqué (algodón)-Funda
Relleno
Cuerdas para
atar extremos
Almohada de maternidad
Clevamama
Poliéster100% algodón130 x 80Funda
Relleno
-

(*) Ayuda a fortalecer los músculos de espalda y cuello del bebé

¿Qué cojín para la lactancia debes comprar?

Si todavía te quedan dudas, este práctico cuestionario te recomendará el cojín de lactancia ideal según tus necesidades y presupuesto. ¡Tardarás menos de 30 segundos en contestar!

Claves para elegir un buen cojín de lactancia

La lactancia es importante no solo por ser la alimentación más completa para el bebé, sino porque ayuda a proteger a tu peque contra enfermedades y por el fuerte vínculo que generará entre vosotros.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y, con una alimentación complementaria adecuada, su extensión hasta los dos años o más.

Sabías que...
Según la Asociación Española de Pediatría, la lactancia colabora en el correcto desarrollo del bebé como persona independiente y segura.

Por la importancia que tiene, el momento de la lactancia debe ser cómodo y relajado para madre e hijo. El cojín de lactancia está diseñado para facilitar este confort y ayuda a que la experiencia sea agradable.

¿Qué beneficios aporta el cojín de lactancia?

mujer dando el pecho

Durante los primeros meses de vida de nuestro bebé pasamos muchas horas alimentándolo. Si no te colocas en una posición confortable, mi experiencia es que acabas con molestias y muy cansada. Esto sumado a lo poco que se duerme en esa primera etapa puede ser muy agobiante para una madre primeriza.

El cojín de lactancia está específicamente diseñado para proporcionarte la comodidad que necesitas al dar el pecho:

  • Su diseño permite colocar al bebé en la postura correcta para mamar sin que tengas que encorvarte.
  • Aporta el apoyo necesario a tu peque.
  • Soporta el peso del bebé para que no se te cansen los brazos, permitiendo incluso tener uno libre.
  • Está especialmente recomendado tras una cesárea ya que protege la cicatriz.

Consejo
No solo las madres que dan el pecho pueden utilizarlo, también es útil como apoyo para alimentar al bebé con biberón.

¿Qué tipos de cojines de lactancia hay?

De acuerdo a la forma de cada uno, la mayoría de cojines de lactancia se pueden clasificar en dos tipos:

Chicco Boppy

  • Cojín con forma de C o de herradura, su forma redondeada recuerda justamente a una herradura. Están pensados específicamente para su uso a partir del nacimiento del bebé como apoyo para la lactancia, aunque algunos siguen siendo útiles hasta los 6 o 12 meses (dependiendo de su tamaño) para sentar o recostar al bebé encima.
  • Cojín con forma de serpiente o de churro, son más largos, la mayoría no tiene forma definida y pueden ser utilizados desde el embarazo tanto para acomodarse en la cama como para sentarse o reposar las piernas. Son muy prácticos durante la lactancia, sobre todo para bebés grandes y su uso también se extiende hasta el primer año de vida del bebé.

Características a tener en cuenta en un almohada para lactancia

Al empezar a buscar un cojín de lactancia nos toparemos con que no todos son iguales. En primer lugar, y como ya hemos mencionado, se distinguen por su forma.

Además, difieren en tamaño (largo y ancho), en grados de firmeza, en el material que llevan de relleno, en el tipo de tela con que está confeccionada su funda, en su diseño y versatilidad o necesidades que satisfacen. A continuación explicamos cada una de estas características en detalle:

Material de relleno

Aunque casi todos los cojines de lactancia que te recomendamos en este artículo están compuestos por fibras de poliéster, perlas o espuma -que son los materiales más habituales- también los puedes encontrar con relleno de algodón o de plumas.

relleno cojín lactancia

Si tenemos que escoger uno, en nuestra opinión, el que ofrece mejores resultados es el de fibras de poliéster, ya que es más ligero, no se deforma, no hace ruido al mover el cojín y se puede lavar fácilmente.

Composición de la funda

La funda del cojín puede ser de algodón o de poliéster. A mí me gustan más las de algodón, por ser un tejido natural fresco y que favorece la transpirabilidad.

Por otro lado, es imprescindible que la funda se pueda quitar fácilmente y que sea lavable. También es un buen extra, que cuente con algún tipo de tratamiento antialergénico.

Tamaño

cojín con embarazadaEl tamaño, así como la forma, es lo que le da mayor versatilidad a la almohada ya que determina que pueda servir tanto para el embarazo como para la lactancia.

Si quieres usarla como ayuda al dormir durante el embarazo, te recomendamos que la elijas grande y en forma de churro.

También es un aspecto a considerar si el tamaño del bebé es grande, si se trata de un bebé muy inquieto o si tenemos gemelos.

Firmeza

La firmeza es la que nos permite recostar al bebé sobre el cojín manteniendo su cuerpo recto y permitiendo que alcance la altura adecuada para que pueda agarrarse al pezón y que no se hunda durante la toma.

El grado de firmeza viene determinado por el material de relleno del cojín y la densidad de este.

Aunque la comodidad en este aspecto depende del gusto o preferencias de cada una, se trata de buscar un cojín que sea flexible y adaptable sin llegar a ser excesivamente blando y que no pierda la firmeza con el paso del tiempo. Los cojines rellenos de perlas de poliestireno, por ejemplo, son buenos si lo que buscas adaptabilidad, mientras que si prefieres que sea más firme, te irá mejor uno relleno de fibra siliconada.

Con el fin de adaptar el cojín a las preferencias o necesidades de cada madre, algunos modelos, como el Scamp ofrecen la posibilidad de abrir la funda interior (cerrada, en esos casos, mediante cremallera o cordón) para quitarle parte del relleno si consideramos que es demasiado firme.

Diseño y accesorios

diseño cojín lactanciaEl diseño del cojín es lo que nos puede ayudar a acabar de tomar una decisión respecto a cuál escoger.

Es importante que valores los accesorios que incluye, como cuerdas para poder atarlo a tu espalda o a la cuna, cojín para la cabecita de tu peque, etc.

También es importante que valores lo que ocupa y si es fácil de plegar y almacenar. Piensa que, cuando llega un bebé a casa, de repente se multiplican los trastos de manera espectacular.

Ten en cuenta también los acabados y si te será fácil de transportar, según el uso que vayas a darle.

¿Qué otros usos tiene el cojín de lactancia?

usos cojín maternidad

El cojín de lactancia puede ser un accesorio muy versátil al que se puede sacar muchísimo partido.

Dependiendo del cojín que elijamos este nos puede ser útil desde el embarazo (reduce los dolores de espalda y rodillas y mejora la calidad del sueño) e incluso hasta después de la lactancia.

Usos durante el embarazo

  • Para dormir: Ayuda a la futura a mamá a descansar cómoda en la postura que recomiendan los médicos: recostada sobre su lado izquierdo con las rodillas ligeramente flexionadas. Esta posición impide que el bebé presione los órganos internos y ayuda a mejorar la circulación combatiendo la hinchazón en las piernas.
  • Para sentarse: Ubicado alrededor de las caderas actúa como apoyo lumbar evitando el aplastamiento de las vértebras.
  • Para descansar las piernas: Colocado debajo de las piernas estiradas ayuda a deshinchar y aliviar las molestias propias del embarazo.

Y una vez tengas a tu peque

  • En la cuna: Rodeando al bebé protege los laterales de la cuna para evitar que tu hijo se golpee, a modo de chichonera.
  • Para sentar al bebé: brinda un apoyo adecuado para que el bebé se pueda mantener sentado sin riesgo de caerse y dañarse la cabeza.
  • Para ejercitar y fortalecer cuello y espalda: Acostando al peque boca abajo sobre el cojín, este le sirve como soporte para levantar el cuello y la espalda ayudando a fortalecer sus músculos.

Desventajas del cojín de lactancia

No a todas las madres les convence el uso del cojín de lactancia ya sea porque no acaban de sentirse cómodas con él, porque no han dado con el modelo correcto o porque prefieren utilizar algo que ya tengan en casa como cojines normales o almohadas para cumplir esta función.

Entre las desventajas de utilizar un cojín de lactancia podemos mencionar:

  • Precio: A pesar de que existen diversos modelos y una amplia gama de precios, es un gasto más a sumar a los tantos que tenemos con la llegada del bebé.
  • Espacio que ocupa: Aún los modelos más pequeños abultan un poco y se trata de otro accesorio del bebé al que hay que encontrarle sitio donde guardarlo.
  • Costumbre: Puedes llegar a acostumbrarte tanto al uso del cojín que luego te resulte complicado dar de mamar en aquellas ocasiones en que no lo llevas contigo.

Importancia de la postura correcta de la madre durante la lactancia

madre dando pecho en cojinExisten diferentes posturas adecuadas para dar de mamar al bebé. Se puede probar hasta encontrar la que nos resulte más cómoda o incluso, alternar entre las que nos funcionen bien. Ir alternando distintas posiciones facilita el correcto drenaje de todos los conductos mamarios previniendo obstrucciones y mastitis.

Debe tratarse de una postura confortable y reposada para la madre en la que tanto espalda como lumbares estén bien apoyadas y no se resientan y, a ser posible, en la que los brazos no tengan que estar sosteniendo todo el peso del bebé para evitar sobrecargar o tensar los músculos.

No se ha sabido hasta hace muy poco (y por ello no se solía recomendar hacerlo), que los bebés maman mejor cuando la madre se encuentra reclinada hacia atrás. E, incluso, se puede dar el pecho estando en posición horizontal (estirada).

En cambio, está totalmente desaconsejado que la madre amamante estando encorvada hacia el bebé.

¿Qué problemas puede traer una mala postura de la madre durante la lactancia?

Una mala postura acarreará en la madre contracturas, dolores en la espalda, las cervicales y las lumbares. Y además, conlleva la posibilidad de sufrir irritación, grietas y posiblemente sangrado en los pezones y, a veces, mastitis (debido al agarre incorrecto del bebé).

En el bebé notaremos que mama con excesiva fuerza, rápido y de manera ruidosa, que a menudo se atraganta, que coge demasiado aire y como consecuencia tiene gases y molestias en el estómago, que regurgita o vomita al acabar de mamar, que realiza tomas frecuentes y muy largas (se empalman unas con otras) y/o que no aumenta correctamente de peso.

Además, en ocasiones, si no se detecta y corrige a tiempo, puede llegar a ser causa de fracaso de la lactancia y de abandono de esta.

Importante
La lactancia no tiene que doler, si sientes molestias o dolor probablemente estés cometiendo algún error de postura tuya o en la posición del bebé. Consulta a tu matrona o al grupo de lactancia de tu centro de salud y te ayudarán a encontrar una solución.

Posiciones de lactancia utilizando el cojín.

bebé amamantándose en cojinEl cojín de lactancia permite tanto a la madre como al bebé alternar entre diferentes posturas, lo cual es muy recomendable hacer, como hemos mencionado anteriormente, para asegurarnos de que todos los conductos mamarios se drenan correctamente.

  • Posición cuna: La madre se sienta, sujeta al bebé con los brazos en posición horizontal y coloca el cojín justo debajo de ellos como soporte. Es una postura cómoda y también la más habitual.
  • Posición agarre cruzado: En este caso, la madre sujeta al bebé con las dos manos y el cojín se utiliza como apoyo lumbar para ella misma. Es la mejor postura para ayudar al bebé con el agarre al pecho.
  • Posición rugby: La madre se sienta de lado y coloca al bebé frente a ella de manera que las piernas del niño pasen por debajo de su brazo. El cojín sirve de apoyo para el bebé. Es una postura ideal para los días de mucho calor.
  • Posición acostada: En esta posición la madre esta tumbada de lado y el bebé está estirado frente a ella en paralelo a su cuerpo. El cojín va colocado debajo del bebé para ayudarlo a alcanzar el pecho. Es una buena postura para amamantar durante la noche o de día si la madre está cansada o no se siente bien.
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 2 Promedio: 5)

·····

Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡muchas gracias!

Ir arriba