Semana 15 de embarazo: cambios, síntomas y consejos

Semana 15 de embarazo

Tu bebé ya percibe la luz exterior

Actualizado en noviembre 2023
Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno, matrona

Contenidos certificados

Artículos revisados médicamente

Contenido avalado por profesionales de la salud y el Colegio de Médicos de Barcelona. Consulta aquí nuestra política editorial.

Semana 15Tu bebé ya tiene unos 10 cm de largo, como el pie de un recién nacido, y pesa 50g, como un tenedor.

Cambios en tu bebé esta semana

Semana 15Los ojos se encuentran casi en su posición definitiva y la nariz está ya perfectamente formada. Comienzan a apreciarse los pliegues de las palmas de las manos y las plantas de los pies, también los de los párpados, aunque todavía continúan cerrados.

Puede que tu bebé empiece a tener hipo más frecuentemente, para ejercitar los músculos que utilizará para la respiración desde el momento de su nacimiento.

Sus sentidos empiezan a agudizarse, es más sensible al tacto contra las paredes de tu útero y es capaz de percibir la luz intensa que incida sobre tu abdomen.

Tus cambios físicos y emocionales

Tu piel continúa estirándose más y más y puede comenzar a picarte el abdomen por este motivo.

El útero, cada vez más grande y pesado, comprime una gran vena, llamada cava, cuando te tumbas boca arriba. Por la vena cava retorna la circulación sanguínea de las piernas, si el útero la comprime, llega en menor medida al corazón y se produce una bajada de tensión.

No es peligroso para tu salud, pero sí debes tener precaución a la hora de incorporarte, puesto que si lo haces bruscamente te puedes caer al suelo… ¡y el golpe sí puede causarte algún daño!

Ese retorno dificultado de la sangre de los miembros inferiores al corazón es el causante de que tus tobillos se pongan inmensos, comienza la retención de líquidos. La retención de líquidos puede hacer que, aunque controles la dieta, tu peso aumente más de la cuenta.

Síntomas frecuentes en la semana 15 de embarazo

  • Estreñimiento
  • Manchas en la piel de la cara (cloasma)
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Retención de líquidos

Consejos para tu bienestar

Calma el picor abdominal debido al estiramiento progresivo de tu piel con hidratación frecuente.

Consejo
Pregunta a tu matrona, ginecólogo o farmacéutico por las marcas de crema más recomendadas y que sean seguras durante la gestación.

Hidratación embarazoAunque suene contradictorio, cuanta más agua bebas, menos líquido retendrás. Si bebes poca agua, tu cuerpo “entiende” que debe guardarla porque le tienes sediento, creando así reservas donde no debe (como tus tobillos). Sin embargo, si bebes una cantidad de agua adecuada, tu cuerpo entiende que no es necesario andar guardándola por todos sus recovecos, además facilitas la eliminación de las sustancias de desecho que favorecen la retención.

Tomar un exceso de sal, llevar ropa ajustada y permanecer mucho tiempo en la misma postura, favorecen la retención de líquidos. Para combatirla deberías:

  • Reducir la sal de tus comidas (mucho ojo con la sal que incluyen algunos alimentos y que nos pasa despistada: sopas preparadas, salsas y snacks se llevan la palma)
  • Utilizar ropa holgada y calzado que no oprima
  • Realizar ejercicio físico
  • Puedes sentir alivio con duchas en las piernas de agua tibia y fría alternada

Exámenes médicos y pruebas en la semana 15

En cada consulta a la que acudas escucharán el latido cardiaco de tu bebé y controlarán tu peso y tu tensión arterial.

Si los picores no se limitan a la piel del abdomen, sino que son intensos en pies y manos, e incluso en el resto del cuerpo, te mandarán una analítica sanguínea para valorar tus ácidos biliares.

En ocasiones, sin saber muy bien la causa, aumentan en el embarazo produciendo esos picores, náuseas, vómitos y un color amarillento de la piel. Suele tener buena evolución, pero requiere tratamiento para evitar complicaciones.

Preguntas frecuentes

¿Dormir boca arriba es peligroso para el bebé?

Dormir boca arribaTumbarte boca arriba puede hacer que te marees, porque baja la tensión arterial. Esa tensión baja hace también que el flujo placentario sea menor, reduciendo así el aporte de oxígeno y nutrientes a la placenta.

Ten en cuenta que la vena cava se comprime, pero no se colapsa, por lo que tumbarte boca arriba no va a ser catastrófico para tu bebé. El cuerpo es sabio y mucho antes de que la situación pueda comprometer su bienestar, tú te vas a encontrar verdaderamente incómoda en esa postura, así que inconscientemente te cambiarás para dormir bien durante tu embarazo.

Si antes del embarazo dormías siempre boca arriba, a medida que aumente el tamaño de tu abdomen, te resultará molesto, así que escogerás otra postura.

Boca abajo no le pasa nada a tu bebé, no le vas a aplastar, pero igualmente te resultará incómoda esa postura a medida que crezca el abdomen.

Consejo
Para estar a gusto de lado, coge una almohada y “abrázala” mientras duermes de lado. ¡Apoyar sobre ella la pierna que no repose sobre la cama te parecerá una delicia!

¿Quieres saber más?

Nota: este contenido ha sido redactado por Jade Magdaleno, matrona con años de experiencia asistencial y académica. Aún así, esta información nunca debe sustituir el seguimiento de tu embarazo por parte de tu médico.

Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 70 Promedio: 4.5)

Scroll al inicio