Semana 25 de embarazo: cambios, síntomas y consejos

Semana 25 de embarazo

Tu bebé hace movimientos respiratorios

Actualizado en diciembre 2023
Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno, matrona

Contenidos certificados

Artículos revisados médicamente

Contenido avalado por profesionales de la salud y el Colegio de Médicos de Barcelona. Consulta aquí nuestra política editorial.

Bebe Semana 25Mide 34 cm, como el largo de tu tostadora, y pesa 660 g, como un balón de baloncesto.

Cambios en tu bebé esta semana

Semana 25Tu bebé está empezando a ejercitar los movimientos de la respiración, aunque hasta que nazca no entrará aire en sus pulmones.

Además, comienza a formarse en sus pulmones una sustancia llamada surfactante pulmonar, imprescindible para que pueda respirar. Sin el surfactante, el aire entraría en sus pulmones, pero no pasaría a los alveolos, que es donde se produce el intercambio gaseoso, absorbiendo oxígeno y liberando CO2.

Pero aún le queda mucho por hacer: no será hasta la semana 35 cuando se considera que sus pulmones ya están totalmente maduros.

Tus cambios físicos y emocionales

No solo el aumento de peso y volumen te hacen sentir más torpe y cansada, es bastante habitual que durante el embarazo aparezca una ligera anemia que requiera tratamiento con hierro.

¿Cómo puedes saber si tienes anemia?

Además del cansancio te verías la piel y el interior de los párpados más pálidos y podrías llegar a sentir mareos y palpitaciones.

Ese cansancio muchas veces te quitará las ganas de hacer ejercicio, pero cada vez es más beneficioso que lo practiques.

Síntomas frecuentes en la semana 25 de embarazo

  • Estreñimiento
  • Manchas en la piel de la cara (cloasma)
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Retención de líquidos
  • Ciática
  • Ardores
  • Calambres en las piernas
  • Varices
  • Hemorroides
  • Sangrado de encías

Consejos para tu bienestar

Dormir boca arribaEs bastante probable que comiences a dormir peor. El volumen que va ganando tu abdomen te dificulta los movimientos en la cama y, además, te despertarás a menudo con muchas ganas de orinar, desvelándote al regresar a la cama.

No reduzcas la ingesta de líquido, pero intenta repartirla a lo largo del día de otra manera. Bebe más cantidad durante la mañana y la tarde para evitar beber grandes vasos de agua en la cena y antes de acostarte.

Pese a que la mayoría de embarazadas se realizan sin problema el test de O’Sullivan, a algunas la ingesta del líquido empalagoso les resulta muy desagradable y puede llegar a producir náuseas y vómitos.

Si devuelves durante la prueba, hay que repetirla otro día.

Truco
Para evitar la aparición de náuseas, te aconsejo que te lleves a la prueba una rodajita de limón para chuparla nada más después de tomarte la glucosa. No altera en absoluto el resultado de la prueba y reduce la sensación de desagrado.

Exámenes médicos y pruebas en la semana 25

En cualquier momento entre las semanas 24 y 28 te tocará hacerte el Test de O’Sullivan para cribar una posible diabetes gestacional (en España la desarrollan un 12% de las embarazadas).

¿Sabes cómo funciona este test?

  1. Primero te sacarán sangre para determinar tu nivel de glucosa (esta cifra la encontrarás en el informe como “glucosa basal”)
  2. Inmediatamente después te darán en un vaso o una botellita un líquido dulce que has de beberte. Este líquido contiene 50g de glucosa y, el objetivo de que lo tomes es poder evaluar cómo metaboliza tu organismo una cantidad determinada de azúcar.
  3. Te informarán que durante la hora que tienes que esperar al siguiente pinchazo no debes caminar, fumar, ni comer, puesto que esto sí falsearía el resultado.
  4. Transcurrida 1 hora tras el primer pinchazo y la toma del líquido volverán a sacarte sangre y analizarán su nivel de glucosa.

Resultado del test:

Si has metabolizado correctamente el líquido que has ingerido, el nivel deberá ser menor de 140mg/dl, si es igual o mayor a ese valor, habría posibilidad de que tuvieras diabetes gestacional.

¡Ojo!
El test de O´Sullivan es una prueba de cribado, no diagnóstica, es decir, un resultado normal descartaría la diabetes gestacional, pero un resultado alterado no sería suficiente para diagnosticar una diabetes.

Para ello, quienes tengan un test de O´Sullivan alterado deberán realizarse otra prueba llamada curva larga, sobrecarga oral de glucosa o test de tolerancia oral de glucosa (son distintos nombres para una misma prueba).

Has de saber que para el test de O´Sullivan no es necesario ir en ayunas, pero algunos centros sí lo estipulan así.

Hay incluso algunos centros que, en lugar de darle a las embarazadas el líquido con la glucosa, le indican a la mujer qué desayunar en esa hora, para que sea equivalente en contenido de glucosa con el líquido de la prueba. Pregunta a tu médico.

Sabías que...
La glucosa es el alimento, la fuente de energía de todas y cada una de nuestras células. Cuando ingerimos hidratos de carbono, estos se degradan en azúcares más simples que, gracias a la insulina, pasan desde la sangre al interior de las células.

Cuando aparece la diabetes, las células no reciben la cantidad de glucosa necesaria para su pleno rendimiento. Es por ello que, si tienes diabetes, aunque tu alimentación no sea muy rica en azúcares, la glucosa estará elevada en tu sangre. No es porque tengas azúcar de más, sino porque no está llegando a su destino y se va acumulando en la sangre.

El uso de insulina inyectable ayuda a que la glucosa que se va acumulando en la sangre llegue donde debe estar: el interior de las células.

Durante el embarazo el organismo se hace un poco el remolón con la insulina, por culpa de las hormonas. Es por eso que, a veces, llega a aparecer una diabetes gestacional y es importante que tengas una alimentación adecuada. Por fortuna suele desparecer tras el parto, cuando las hormonas vuelven a normalizarse.

Preguntas frecuentes

¿Por qué en España se les hace el test de O´Sullivan a todas las embarazadas y en otros países no?, ¿puedo negarme a hacérmelo?

Pruebas médicasEs cierto que hay controversia sobre el modo de diagnosticar la diabetes gestacional: no parece que haya un método claramente ventajoso frente a los demás y es por ello que cada país adopta unas medidas diferentes en sus protocolos.

En algunos lugares únicamente se someten al test las mujeres que tienen algún factor de riesgo para desarrollar diabetes gestacional, como el sobrepeso, ser mayor de 35 años, tener algún familiar directo enfermo de diabetes, presencia de glucosa en alguna analítica de orina o haber tenido algún niño de más de 4kg al nacer.

Dejarse una diabetes sin diagnosticar puede tener riesgos, pero también los puede tener diagnosticar como diabética a una mujer que realmente no lo sea, ya que con un diagnóstico de diabetes gestacional aumentan las inducciones de los partos.

Es por esto que hay algunas mujeres que, si no tienen ningún factor de riesgo, prefieren no hacerse la prueba. Además, en estos casos suele haber malas experiencias propias o de personas cercanas con la prueba, como náuseas y vómitos.

¿Significa que a esas mujeres no se les controla si pudieran tener una diabetes gestacional? ¡En absoluto!

El médico individualizará cada caso y se le pedirá a la embarazada que se haga a diario varias determinaciones de glucemias capilares en casa (el pinchacito en el dedo que se hacen los diabéticos para controlar sus niveles de azúcar), llevando un registro de los resultados durante unas cuantas semanas, para valorar cómo suben y bajan sus niveles de glucosa antes y después de las comidas.

¿Quieres saber más?

Nota: este contenido ha sido redactado por Jade Magdaleno, matrona con años de experiencia asistencial y académica. Aún así, esta información nunca debe sustituir el seguimiento de tu embarazo por parte de tu médico.

Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 31 Promedio: 4.4)

Scroll al inicio