¿Cómo cuidar la cicatriz de la cesárea?

Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno

Matrona y Sexóloga

Cicatriz cesáreaLa cicatriz de una cesárea requiere unos cuidados especiales para reducir las molestias y lograr el mejor resultado estético. Al principio puede dar reparo manipularla, pero es más sencillo de lo que parece.

En este artículo quiero compartir contigo cómo debes cuidar esta herida y ofrecerte algunos consejos para que tu recuperación sea la mejor posible.

Primeros cuidados de la herida tras la cesárea

En una cesárea, para llegar al bebé, se practica una incisión en la piel y el tejido subcutáneo graso para, posteriormente separar los músculos abdominales (no se cortan). Después se rasga la fina capa del peritoneo y se realiza una incisión en el útero.

Cuando el bebé ha nacido, se deben cerrar todas estas capas en el sentido inverso en el que se abrieron, suturándolas adecuadamente para prevenir cualquier sangrado.

Las heridas que se han realizado, deben curarse. Para ello, en la piel suelen usarse grapas quirúrgicas o puntos de sutura, habitualmente no reabsorbibles. Pueden ser en forma de puntos sueltos o en sutura intradérmica, esta última queda por debajo de la piel con dos únicos nudos visibles por fuera, uno en cada extremo de la incisión, evitando así que abras tras terminar de coser.

En el quirófano, estando la herida estéril, se coloca un apósito que cubrirá la cicatriz durante 24 horas. Si se mancha, no te preocupes, es algo habitual al tratarse de un corte y una enfermera se encargará de sustituirlo por otro. Lo hará con la mayor asepsia posible, ya que es fundamental prevenir la infección, aunque en la cesárea se administran antibióticos intravenosos para este fin.

Sabías que...
Es normal que, una vez se va pasando el efecto de la anestesia, comiences a sentir dolor en forma de pinchazos. Si es tu caso, tu doctor te dará potentes analgésicos compatibles con la lactancia, así que no tienes que preocuparte de tomar esta medicación porque no afectará al bebé.

También es habitual que sientas que los puntos te tiran la piel, sobre todo al levantarte de la cama o al ir al baño a hacer de vientre por primera vez.

Puedes probar de tumbarte de lado antes de incorporarte, beber mucha agua, caminar en cuanto te sea posible y, si es necesario, utilizar un laxante suave.

En estos primeros momentos, tienes que fijarte en que:

El apósito no se manche de abundante sangre roja o de pus

No sientas un dolor muy intenso

La herida no tenga mal olor

No haya enrojecimiento alrededor de la cicatriz

No tengas fiebre

Si se produce alguno de estos síntomas, debes hablar con tu doctor cuanto antes para que pueda atenderte y asegurarse de que todo marcha bien.

Cuidados tras la retirada de puntos o grapas

Cicatriz cesárea y bebéSi en tu cesárea han utilizado grapas o sutura no reabsorbible en el cierre de la herida quirúrgica, que es lo más probable, te los retirarán entre los 7 y 12 días

En ocasiones, se decide retirar en una primera consulta la mitad de grapas o puntos, de manera alterna, y, en una nueva cita un par de días después, se retiran las restantes. Y es que deben retirarse a su debido tiempo, ni demasiado pronto (ya que la herida podría abrirse), ni demasiado tarde (porque podría infectarse la zona).

Por eso, si aún no está cicatrizado del todo, se opta por retirar los puntos alternativamente para reducir el riesgo de infección pero manteniendo los bordes unidos un poco más de tiempo.

El cuidado principal, a partir de ahora, es mantener la cicatriz limpia y seca

En verano hay que tener cuidado con el sudor, dado que es frecuente que la cicatriz quede justo en el pliegue de un michelín, donde se puede acumular sudor.

Un buen truco en este caso es colocar una gasa estirada sobre la cicatriz, sujetarla con la braguita y cambiarla tantas veces como sea necesario si se humedece.

Puede que sigas sintiendo molestias, pero no te angusties, que es muy normal. No olvides que la cesárea es una cirugía mayor y te llevará algún tiempo recuperarte de ella.

Sin embargo, no será ya tan intenso y posiblemente no necesitarás analgésicos. Si tienes picor, procura no rascarte para no hacerte daño ni infectar la herida. Mientras estén los puntos o grapas, la herida no estará lo suficientemente cicatrizada como para aplicar ningún producto encima que busque calmar el picor.

Consejo
Si te pica mucho, puedes aprovechar el momento de la ducha para dirigir un poco de agua templada en la zona de la cicatriz y calmar así tu piel. Pero ten en cuenta que esto solo se puede hacer de manera puntual ya que, al tratarse de una herida, si la vas mojando constantemente, nunca terminará de cicatrizar.

Cuidados tras la cuarentena

Si todo va bien, será la matrona el profesional que atienda las consultas en el puerperio y quien vaya revisando el estado de la cicatriz.

Cicatriz cesareaEs altamente recomendable visitar a un fisioterapeuta especialista en obstetricia o suelo pélvico para que valore tanto el estado de tu periné (aunque no hayas tenido un parto por vía vaginal, has soportado un peso extra en esta zona durante los meses de embarazo), como toda la prensa abdominal.

Además, podrá hacerte un seguimiento personalizado para orientarte en cada momento sobre qué tipo de ejercicios son los más adecuados para ti.

Posibles complicaciones de la cicatriz tras la cesárea

La cicatrización de la herida de la cesárea puede complicarse. A corto plazo porque se abra o se infecte y, a largo plazo, por una mala cicatrización.

La infección de la herida, por contradictorio que pueda parecer, es muchísimo más probable tras una cesárea que tras una episiotomía. Pese a que los puntos en la vagina es prácticamente imposible tenerlos secos y se rozan continuamente al caminar, se infectan hasta 12 veces menos que la herida de una cesárea.

Importante
Cuando hay una infección, es necesario que un médico paute un antibiótico

A corto plazo

Si la herida supura, puede ser necesario recoger una muestra de pus con un bastoncillo para hacer un cultivo y saber con certeza qué microorganismo está causando la infección.

También puede ocurrir la dehiscencia de bordes, la apertura de la herida quirúrgica a nivel de la piel. Cuando esto ocurre, la cicatrización se dificulta y el riesgo de infección aumenta.

Es necesario valorar la herida por si hiciera falta volver a cubrirla con un apósito y/o antibiótico, ya que en muchas ocasiones la dehiscencia proviene ya de una infección.

Una sutura abierta no puede volverse a suturar, porque quedarían dentro acumulados microorganismos capaces de formar un absceso o inflamación con pus, por lo que se deja abierta, buscando el llamado cierre por segunda intención, que requerirá más tiempo de cicatrización. En este caso, también será la matrona la que irá llevando el control del estado de la cicatriz.

A largo plazo

FisioterapeutaPuede formarse una cicatriz demasiado engrosada y oscura, llamada queloide. Este tipo de cicatriz puede llegar a doler y provocar un picor incómodo.

El médico puede aconsejar una pomada con corticoides o parches regenerativos, si bien también puede ser beneficiosa la valoración de un dermatólogo o un fisioterapeuta.

Otro de los problemas que pueden surgir a largo plazo son las adherencias

En el cierre por planos tras la cesárea, el objetivo es que cada tejido cicatrice solo con su igual, pero, en ocasiones, pueden formarse adherencias entre distintos planos. Esta unión puede resultar de lo más molesto, ocasionando tirones y pinchazos.

Es importante tratarlo sin demora para mejores resultados en manos de un fisioterapeuta, puesto que las molestias que pueden quedar podrían ser crónicas. El tratamiento a seguir será individualizado, con el uso de aparatología o no, según requiera cada caso.

Consejos previos y posteriores a una cesárea

Mamá descansandoSi ya sabes que te van a realizar cesárea, hay algunas recomendaciones que me gustaría compartir contigo para que vayas lo más preparada posible al parto:

 Para una óptima cicatrización, es imprescindible un adecuado cuidado de la piel, aunque la genética juega un importante papel. Hay mujeres con tendencia a formar queloides en sus cicatrices.

La piel siempre ha de estar bien hidratada, antes y después de la cesárea.

  Un estado de defensas bajo dificulta la cicatrización. El estrés o un mal descanso pueden afectar al sistema inmunitario, así que debes comprender que necesitas descansar y estar tranquila. Incluso después del parto, aún con un recién nacido al que hay que atender, debes seguir cuidando tu propia salud. Muchas tareas pueden dejarse sin hacer o delegarse en otras personas.

El tabaco o una mala alimentación afectan enormemente a la salud de la piel.

  Evita, en la medida de lo posible, la exposición al sol. Es mejorusar un factor de protección solar 50. Una vez ya te hayan practicado la cesárea y puedas tomar el sol de nuevo, cubre la cicatriz con la braguita del bikini si vas a la playa.

Cómo mejorar el aspecto de la cicatriz de la cesárea

Rosa mosquetaLa mejor forma de lograr un buen aspecto en la cicatriz es la prevención.

Una mala cicatrización puede solucionarse y que deje de causar molestias, pero el aspecto estético puede no ser el deseado.

Una vez no haya grapas ni puntos, es muy beneficioso realizar a diario sobre la cicatriz un masaje con aceite de rosa mosqueta o blastoestimulina. Además de tener propiedades calmantes y cicatrizantes, con el masaje se favorece la circulación en la zona, aumentando así la capacidad de regeneración de la piel.

Cuándo puedo quedarme embarazada tras una cesárea

Es muy importante respetar el periodo aconsejado de 2 años entre una cesárea y un nuevo embarazo, puesto que, aunque el aspecto de la piel haga tiempo que sugiera una recuperación completa, los tejidos internos tardan más en cicatrizar. Y es que un embarazo antes de que haya transcurrido este tiempo conlleva más riesgos de rotura uterina, mala inserción de la placenta, aborto y parto prematuro.

Conclusiones

Ya ves que, aunque se trate de una herida importante, desde el primer momento en el hospital, la cicatriz de la cesárea recibe los cuidados adecuados. Luego, en casa, debes ser tú la que siga con esas curas que harán que te recuperes mejor y que tu piel se regenere y fortalezca correctamente.

La cicatriz de la cesárea formará siempre parte de tu cuerpo y será la huella de nacimiento de tu bebé. Esos centímetros de piel que hoy cuidas, mañana los recorrerá tu hijo con sus deditos queriendo saber todo sobre el día en que llegó a tu vida y escuchará fascinado la historia sobre cómo os conocisteis.

Bibliografía

1. Gulino F. A., Ettore C., Ettore G. (2021) A review on management of caesarean scar pregnancy. urr Opin Obstet Gynecol; Oct 1;33(5):400-404. PMID: 34325464.

2. Gonzalez N., Tulandi T. (2017) Cesarean Scar Pregnancy: A Systematic Review. J Minim Invasive Gynecol; Jul-Aug;24(5):731-738. PMID: 28268103.

3. Doroszewska K., Milewicz T., Bereza T. (2019) Cesarean scar pregnancy – various methods of treatment. Folia Med Cracov; 59(2):5-14. PMID: 31659344.

También puede interesarte:
Filter by
Post Page
Contenidos médicos Parto y posparto Bebés
Sort by
Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.

….

Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. No te cuesta nada y a nosotros nos ayuda un montón, ¡muchas gracias!

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 3 Promedio: 5)

Ir arriba