Viajar a contramarcha, ¿es siempre la mejor opción?


Dra. Clara Muñoz

Escrito por Dra. Clara Muñoz

Biomedicina


bebé a contramarchaSegún datos recogidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los traumatismos por accidentes de tránsito son una de las cuatro causas principales de defunción en niños mayores de 5 años. Existe aún mucha desinformación en lo que respecta a la seguridad de los niños en el coche.

Queremos lo mejor para nuestros peques, pero muchas veces por desconocimiento o desinformación no adoptamos todas las medidas posibles exponiéndolos a riesgos que podrían evitarse.

El hecho de que actualmente convivan dos normativas en lo que a sillas infantiles se refiere, tampoco ayuda mucho a tener las cosas más claras. Sabemos que hasta los 15 meses el bebé debe ir sentado a contramarcha (de espaldas), pero al menos en España, no todo el mundo está bien informado sobre la importancia de continuar con la silla colocada en esta posición todo el tiempo que sea posible.

En este artículo intentaremos arrojar un poco de luz sobre el asunto, explicándote las razones por las que los sistemas de retención infantil a contramarcha son la opción más segura para viajar con tu peque en el coche y aclarar algunas de las dudas que suelen surgir respecto a este tema.

Motivos para sentar al niño a contramarcha en el coche

Basándose en las estadísticas, los expertos aseguran que si todos los niños de entre 0 y 4 años viajaran a contramarcha, se podrían evitar 600 muertes al año en Europa. En países como Suecia o Noruega, donde la población hace muchos años que está muy concienciada con la importancia de la seguridad vial y para quienes el uso de los sistemas de retención infantil a contramarcha hasta casi los 6 años es algo indiscutible, se han reducido drásticamente las muertes de niños por accidentes de coche.

viajar a contramarcha¿Por qué es el sistema más seguro? Para entenderlo primero tenemos que tener en cuenta que el cuerpo del niño es diferente y mucho más vulnerable que el del adulto debido a la inmadurez de su anatomía. Su cabeza es grande en proporción al resto (pesa aproximadamente el 25% de su peso total), su cuello es débil, su columna vertebral es muy frágil y sus órganos internos no están aún completamente fijados a la estructura abdominal.

Todo esto hace que ante un mismo accidente, lo que yendo a favor de la marcha en un adulto tiene como consecuencia un latigazo cervical, en un niño se convierte en una decapitación interna, que puede causarles lesiones muy severas o incluso, la muerte. Y no hace falta que circulemos a gran velocidad para lamentar graves consecuencias. Según el informe de la DGT “Principales Cifras de la Siniestralidad Vial” publicado en 2019, es en las vías urbanas, en las cuales la velocidad máxima permitida es de 50 km/h, donde se registran los mayores porcentajes de heridos con edades entre 0 y 14 años.

En un choque, el peso del cuerpo humano se multiplica. Para que os hagáis una idea, si el impacto se produce circulando a 50 km/h, 1 kg se transforma en 32 kg. Teniendo en cuenta que la cabeza de un bebé de 6 meses pesa aproximadamente 2 kg, al producirse el choque con el niño viajando a favor de la marcha, esta es lanzada hacia adelante con una fuerza de 60 kg o más y su cuello no es capaz de soportarlo.

En cambio, cuando el niño viaja de espaldas, es decir, con la silla está colocada a contramarcha, su cabeza, cuello y espalda quedan alineados sobre el respaldo y es la propia silla la que absorbe la fuerza del impacto, salvaguardando las zonas más vulnerables de su cuerpo y reduciendo considerablemente la presión ejercida sobre su tórax y su abdomen.

Casos en los que no deberías sentar a tu bebé a contramarcha

Según la OCU, a pesar de que la silla a contramarcha es la opción más segura existen casos en los que es mejor colocar una silla a favor de la marcha. Se refieren en concreto a que una silla mal instalada no protege correctamente al niño. Según un estudio realizado por esta organización en el que se analizaron diferentes sillas algunos modelos a contramarcha del grupo 1 son complicadas de instalar o no caben correctamente en todos los coches con lo cual pierden su eficacia.

Nuestro consejo es no pongas en marcha el coche hasta que tu peque no esté sentado y bien sujeto por el arnés y asegúrate muy bien de que la silla está correctamente instalada.

En este vídeo puedes visualizar cómo instalar correctamente una silla del grupo 1.

Grupo 1 (9-18 kg) sin Isofix

Es una opción segura, pero ¿es la más segura?

No todos los accidentes de coche son iguales y la eficacia de la silla depende de la zona del coche que reciba el golpe:

  • En un impacto trasero, la silla colocada a favor de la marcha es segura. No obstante, este tipo de accidentes se producen a menor velocidad y por tanto son menos violentos.
  • En un impacto frontal o fronto-lateral, en cambio, siempre es más eficaz la silla a contramarcha.

Si a esto le añadimos que estos últimos son los más frecuentes en vías urbanas, trayectos en los que es más común que viajes con tus hijos en el coche (yendo al cole, haciendo recados, llevándolos al médico, etc.), y que los accidentes en vías urbanas duplican en número a los producidos en vías interurbanas, la elección de la silla a contramarcha sigue resultando la mejor opción posible.

Derribando mitos de la contramarcha

Se suelen tener sentimientos encontrados respecto a este tema. Por un lado nos lo recomiendan como lo mejor y por otro, hay cosas que no nos convencen. Es justamente el desconocimiento del que hablábamos antes, el que hace que los padres nos dejemos llevar por falsas creencias que nos acaban llevando a la conclusión de que colocar al niño a contramarcha no es una buena idea. Analicemos uno a uno los mitos que más se repiten.

“No puedo ver al niño”

espejo para ver al bebé en el cocheA muchos padres les preocupa que colocando al bebé a contramarcha no puedan ver cómo va, si se ha dormido, si lleva el cuello bien apoyado, etc. Sin embargo, existen en el mercado soluciones para esto. Se trata de espejos que se pueden colocar en la luneta trasera del coche o en el cabecero del asiento donde va sentado el niño y que nos permiten verlo a través del retrovisor central.

“El niño se aburre”

Suele inquietar a los padres el hecho de que si sientan al peque mirando hacia atrás se aburrirá. En realidad tu niño tiene tantas distracciones yendo a contramarcha como las puede tener yendo a favor. Si va de espaldas puede ver por la ventanilla y por la luneta trasera incluso con menos obstáculos que le dificulten la visión.

“Si hay un accidente se puede romper las piernas”

Al no ser conscientes de cómo funcionan las sillas a contramarcha algunos padres temen que en caso de choque su hijo se rompa las piernas al impactar con el asiento trasero. Sin embargo, hay más probabilidades de que eso suceda si va sentado a favor de la marcha porque las piernas impactan contra el asiento delantero al ser lanzadas hacia adelante.

Viajando en posición a contramarcha, en cambio, al producirse el impacto la inercia que empuja el cuerpo hacia la parte delantera del coche hace que las piernas se flexionen hacia el torso y a continuación se estiren, sin impactar contra ninguna superficie dura.

“El niño se va a marear”

A diferencia de los adultos, si un niño ha viajado desde el nacimiento siempre a contramarcha no tiene por qué marearse. Los adultos solemos marearnos viajando de espaldas porque nuestro cerebro se rige por patrones de repetición mediante los que entiende que el sentido normal del desplazamiento es hacia adelante. Sin embargo, estos patrones aún no están fijados en el cerebro del niño y, por tanto, no percibe como algo distinto el hecho de ir en sentido contrario a la marcha.

“Si no es obligatorio será que no es tan necesario”

isofixActualmente conviven en España dos normativas que regulan los sistemas de retención infantil: la normativa ECE R44/04, vigente desde 1982, y la ECE R129, conocida como i-Size, que se ha ido implantando por fases desde el año 2013. Esta última incluye más controles de seguridad que la anterior pero aún no llega a lo que los expertos recomiendan. Mientras tanto, la antigua normativa no está derogada con lo cual aún puedes encontrar a la venta sillas que cumplan con esta norma menos restrictiva también.

¿Qué quiero decir? Que, como dicen: “las cosas de palacio van despacio”, pero ello no significa que lo que es obligatorio sea lo más seguro. Que la normativa no exija aún que los niños viajen a contramarcha después de los 15 meses no quiere decir que no sea la opción más segura para ellos. Bomberos, policía y servicios de emergencias médicas recomiendan el sistema a contramarcha para reducir hasta 5 veces el riesgo a que el peque sufra lesiones muy graves.

Puntos clave sobre la contramarcha

Es normal tener dudas ante lo que no nos es común y sobre todo respeto a algo tan delicado como la seguridad de nuestros hijos. Hagamos un repaso a ciertas cuestiones que nos pueden interesar acerca de los sistemas de retención infantil a contramarcha.

¿Cualquier silla se puede colocar a contramarcha hasta los 4 años?

viajando a contramarchaLa respuesta a esta pregunta es no. Las sillas de los grupos 0 y 0+ (desde recién nacidos hasta los 13 kg) son obligatoriamente de uso a contramarcha y por tanto vienen preparadas para ello. Pero a partir del fin de esta obligatoriedad podemos encontrar sillas de los dos tipos y no todas tienen la versatilidad de poder colocarse tanto a favor de la marcha como a contramarcha. Es importante tener esto en cuenta antes de comprar la silla y valorar aquellas que pueden ir a contramarcha y abarcan varios grupos.

Si quieres saber cuáles son los mejores modelos y cómo elegir la silla de coche adecuada, echa un vistazo a esta guía.

¿Qué plaza es la más recomendable para instalar la silla a contramarcha?

Los expertos recomiendan el asiento trasero central como la plaza más segura para colocar la silla infantil ¿Los motivos? En primer lugar porque se trata de la plaza más alejada de las puertas lo que ofrece mayores garantías de protección tanto en caso de impacto frontal, lateral o trasero. En segundo lugar, porque es la zona más central del vehículo y por tanto, en caso de que a causa del accidente el coche vuelque o dé vueltas de campana, se reducirían las fuerzas a las que se vería sometido el cuerpo del niño.

En caso de que no se pudiera instalar la silla en ese asiento, el siguiente en orden de preferencia es el asiento trasero derecho, detrás del copiloto. Esta zona está menos expuesta al riesgo en vías de doble sentido tanto durante la circulación como para subir o bajar al peque del coche (es el lado de la acera).

Obligatoriedad vs recomendación.

niña sentada a contramarchaActualmente la normativa establece que los niños deben viajar a contramarcha hasta los 15 meses. Sin embargo, la recomendación de los expertos es que como mínimo, el niño viaje sentado a contramarcha hasta los 4 años. ¿Por qué te aconsejan esperar hasta esa edad? Porque a partir de los 4 años, el cuello de tu peque ha adquirido más musculatura, y sus cervicales y columna vertebral están ya osificadas.

No obstante, lo más aconsejable es extenderlo el mayor tiempo posible. Hoy en día, existen en el mercado sillas que permiten viajar a contramarcha hasta los 25 kg de peso y 125 cm de altura (según percentiles sería aproximadamente hasta los 6 años de edad).

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 1 Promedio: 5)

·····

Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. No te cuesta nada y a nosotros nos ayuda un montón, ¡muchas gracias!

Ir arriba