Ecografías en el embarazo: ¿cuántas son y qué tipos hay?


Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno

Matrona y sexóloga


Uno de los momentos más emotivos durante el embarazo es, sin duda, hacerse la primera ecografía. Y es que es entonces cuando todo parece más real y puedes ver por primera vez a tu bebé. Sí, esas manchitas en la pantalla son tu hijo y está creciendo dentro de ti.

Ecografía embarazoA lo largo de la gestación, vivirás este momento en más ocasiones y tendrás que hacerte varias ecografías pero, ¿cuántas? Seguro que has oído multitud de opiniones al respecto, desde tener que ir cada mes hasta que con una ya sería más que suficiente.

En este artículo te explico todo lo que debes saber sobre las ecografías, cuántas hay que realizarse y para qué y cuál es la opinión de la OMS al respecto.

¿Qué son las ecografías y porqué se realizan durante el embarazo?

Las ecografías son una de las principales pruebas de control del embarazo y nos permiten ver desde fuera lo que ocurre dentro del útero.

Es una herramienta que emite ondas de sonido (de una frecuencia demasiado alta como para que el oído humano las perciba). Estas ondas “rebotan” en las estructuras internas del cuerpo y devuelven un eco que se registra en forma de imagen.

Así, puede revisarse de manera no invasiva la estructura del útero, los ovarios, la placenta, el feto y el líquido amniótico. Y es que no hay descritos daños fetales por su uso, por lo que se considera una prueba segura durante la gestación.

Sin embargo, hay que entender que, como cualquier prueba, tiene sus limitaciones, no vale para todo y no es infalible: hay alteraciones que no puede detectar (solo el 65-75% de malformaciones pueden encontrarse con esta prueba).

También, el peso fetal que se calcula con la ecografía es un valor estimado, que puede variar hasta un 22% del peso fetal real.

¿Y si te dicen que es un niño y resulta que es una niña? Hoy en día los ecógrafos son de gran calidad, pero sí, ¡puede pasar! Aún así, existen varias maneras de saber el sexo de tu bebé.

¿Cómo se realiza una ecografía?

EcografíaPara hacer una ecografía es necesario apoyar un transductor sobre la piel e ir desplazándolo sobre ella. Para una mayor calidad de imagen, se usa un gel conductor (¡lo notarás helado!).

Al inicio del embarazo, cuando el útero sigue tras el hueso del pubis (sínfisis), y al final del embarazo si se necesita visualizar la parte más baja del útero y/o el cuello, puede ser necesario hacer una ecografía vaginal, con un transductor más fino y largo que se introduce en la vagina.

Dependiendo de lo que se quiera revisar, la ecografía durará unos pocos minutos o algo más (de 20 a 45 minutos aproximadamente).

¿Cuántas ecografías son necesarias durante el embarazo?

Este tema sorprende a mucha gente, la OMS indica lo siguiente:

Para calcular la edad gestacional, mejorar la detección de anomalías fetales y embarazos múltiples, reducir la inducción del parto en embarazos prolongados y mejorar la experiencia del parto de las mujeres, se recomienda realizar a las embarazadas una ecografía antes de la semana 24 de gestación (ecografía temprana)”.

¿Por qué entonces se hacen tantas? Un embarazo normal, de bajo riesgo, no necesita una ecografía mensual. Y es que, no hay un solo estudio que confirme que, a mayor control ecográfico, mejores resultados perinatales.

Es más, esas ecografías innecesarias pueden llegar a causar ansiedad materna y yatrogenia, que es el daño ocasionado por el propio exceso de intervención. Cuando se interviene en el embarazo sin que sea estrictamente necesario, se somete a madre y bebé a riesgos evitables, como el de una inducción sin clara indicación médica.

Recuerda:
El embarazo es un estado fisiológico, normal y sano, no una enfermedad.

El Ministerio de Sanidad aconseja solo 2 ecografías, alrededor de las semanas 12 y 20. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia añade una tercera, alrededor de la semana 32, quedando así una ecografía por trimestre.

¿Cuándo deben realizarse las ecografías y para qué es cada una?

En todas las ecografías se confirma el latido fetal. Pero vamos a ver en detalle cuáles son los objetivos de cada una:

Primer trimestre:

  • Confirmar el número de embriones y, si hubiera más de uno, ver si comparten bolsa amniótica y placenta.
  • Revisar la morfología del útero, trompas y ovarios, para detectar anomalías que pudieran interferir en el curso del embarazo.
  • Chica mirando fotos ecografíaEvaluar la morfología del embrión para confirmar su edad gestacional. Para ello, se mide el embrión desde la cabeza al culete (LCR: longitud cráneo-raquis). Si la edad varía en más de una semana con la establecida según la fecha de tu última regla, corregirán las semanas según esta medición. También se medirá el pliegue en su parte posterior del cuello, la traslucencia nucal (TN). Cuando está elevada, puede indicar riesgo de algunas malformaciones cromosómicas como el síndrome de Down.
  • No se ve el sexo fetal porque los genitales todavía no se han desarrollado. En su lugar hay una estructura llamada tubérculo genital. Cuando está más paralelo a la columna, será niña, si está más perpendicular, niño. Si te dicen el sexo en esta ecografía, ¡no lo tomes como seguro al 100%!

Segundo trimestre:

  • Evaluación de toda la morfología fetal, buscando posibles malformaciones.
  • En esta ecografía sí están ya formados los genitales y te comunicarán el sexo.

Tercer trimestre:

  • Evaluación del crecimiento fetal y peso estimado.
  • Confirmación de la localización de la placenta y medición de la cantidad de líquido amniótico.
  • Solo en los casos en los que esté indicado, se medirá el flujo sanguíneo entre placenta y feto.

Tipos de ecografías

Ecografía 3DExisten diferentes tipos de ecografías. Scan, ultrasonido, ultrasonografía… son lo mismo. Como hemos visto, puede hacerse por vía vaginal, si lo que se desea ver está más accesible por vagina que por abdomen, o por vía abdominal (esta será la más usada en el embarazo).

La imagen que aparece en la pantalla del ecógrafo es plana, bidimensional. Algunos ecógrafos ofrecen imágenes fijas tridimensionales y vídeo tridimensional. Son las ecografías 3D y 4D, usadas en estudios más exhaustivos o en ecografías no diagnósticas, hechas solamente para ver la carita del bebé.

En algunas situaciones de riesgo es preciso hacer estudios ecográficos más específicos, como la ecocardiografía fetal (para ver el corazón del bebé, por ejemplo, en madres con diabetes tipo 1) o el ultrasonido doppler (para ver el flujo placentario, por ejemplo, en fetos que están creciendo muy por debajo de lo esperado).

Hay especialistas en ecografías de cada órgano fetal, para individualizar siempre el control ecográfico a las necesidades de cada gestante.

Cómo prepararse para una ecografía

La ecografía apenas requiere preparación previa; simplemente, no te eches crema en las últimas 24 horas, para no dificultar la imagen, y entra a la consulta con la vejiga vacía. Es aconsejable ir acompañada, ya que es un momento muy emotivo. En ocasiones, permiten entrar a más de un acompañante, pregúntalo.

Puede que el ecografista te pida estar en silencio para mayor concentración durante la prueba, pero no dudes en consultarle todas tus preguntas cuando finalice.

Conclusión

Pareja mirando ecografíaEsta potente herramienta nos sirve de ventanita al interior del útero. Es fantástica para detectar alguna anomalía a tiempo (y poder planificar una solución) y para ir comprobando que todo va bien, aunque recuerda que tiene sus limitaciones.

Dejando el tema diagnóstico a un lado, que, sin duda, es relevante… ¡es absolutamente maravilloso poder ver a tu bebé antes de tenerlo en tus brazos!

También puede interesarte:
Filter by
Post Page
Blog
Sort by
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

·····

Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

Ir arriba