Bebé con tos: qué tipos hay y cómo aliviarlas

Bebé tumbado con unos peluches con bufandaLa tos, que a veces nos quita horas de sueño y nos da más de un quebradero de cabeza, es un mecanismo de defensa que lo que hace es ayudar a movilizar y sacar las secreciones. Pero, ¿es necesario tratarla? ¿qué debo hacer si mi bebé tiene tos? ¿todas las toses son iguales?

Hoy voy a contarte lo que necesitas saber para entender que no todas las toses son iguales, pero que toser, en sí, no es algo negativo. Y es que, gracias a la tos, tu peque es capaz de movilizar y sacar la mucosidad que tiene en sus pulmones.

Además, compartiré contigo trucos y consejos que te ayudarán a identificar cuándo deberías llevar a tu bebé a urgencias a causa de la tos.

Tipos de tos en bebés

Existen diferentes tipos de tos pero debes tener en cuenta que, además, a alguna de ellas se las llama de varias formas que, en realidad, vienen a significar lo mismo. Estos son los tipos de tos y las causas que las provocan.

1. Tos seca

La tos seca suele ir acompañada de dolor e irritación de garganta sin secreción de moco. El bebé siente irritación, que le provoca abscesos de tos y dolor. De ahí que también se le llame “tos irritativa”.

Este tipo de tos puede darse en el inicio de un proceso respiratorio vírico o bacteriano.

2. Tos productiva

Es aquella que sí va acompañada de moco, se produce movilización de la secreción y suele ir acompañada de catarro.

En este tipo de tos son muy importantes los lavados nasales para ayudar a la expulsión de moco, ya que hay un exceso de él y, en muchos casos, el peque no es capaz de expulsar de forma autónoma sonándose la nariz.

3. Tos convulsiva

Es la que se produce con una sucesión de golpes de tos que pueden durar más de 1 minuto. Tras el absceso de tos, se produce una inspiración rápida y sonora. Se da en enfermedades como la tosferina.

Consejo
Cabe recordar la recomendación de vacunar a las embarazadas en el tercer trimestre de embarazo frente a la tosferina para proteger a los recién nacidos.

4. Tos perruna

Médico ascoltando un bebé

Va acompañada de una inflamación de la tráquea o la laringe, es irritativa y suele ir asociada a la laringitis o laringotraqueitis.

El nombre se debe a que el sonido que produce el bebé es parecido al ladrido de un perro y puede ir acompañada de dificultad respiratoria debido a la inflamación y al espasmo de las cuerdas vocales (estridor laríngeo). Es necesario que la valore un especialista e individualice el tratamiento.

5. Tos asmática

Es una tos seca y suele ir acompañada de “pitos” (Sibilancias) y dificultad respiratoria, ya que suele haber una obstrucción de las vías bronquiales. Por ello, debe ser valorada por un especialista de forma urgente. Puede estar presente en crisis asmáticas, bronquitis y bronquiolitis.

Cómo aliviar la tos de mi bebé

El problema no es tanto la tos sino si es recurrente, no deja dormir y hace que nos desesperemos al ver a nuestro bebé sufrir y no poder calmarlo.

Para aliviar la tos te recomiendo:

  • Lavados nasales: Puedes hacer lavados nasales con suero fisiológico para liberar la mucosidad cuando esté muy congestionado. Es importante que lo hagas antes de que coma y antes de dormir, para mejorar su descanso nocturno.
  • Bebé bebiendo aguaHidratación: Si tu bebé está con lactancia exclusiva, ofrécele a demanda como siempre para que esté bien hidratado y evitar que sus mucosas se le resequen. Si toma agua, ofrécele con asiduidad para hacer más fluidas las secreciones y evitar que se le resequen las mucosas, ya que eso aumentaría la tos.
  • Humidificador: No soy muy amiga de tener miles de aparatos en casa para los peques, pero el aire seco producido por la calefacción, por ejemplo, puede resecar más las mucosas y empeorar los cuadros de tos nocturna. Así que usar un humidificador ayudará a mejorar el aire y a reducir su tos.
  • Elevar la cabecera de la cama: Puedes elevar la cabecera de la cuna o cama por debajo del colchón, por ejemplo con una cuña o toalla doblada, ya que esto ayudará a reducir la tos nocturna. Además, ventilar la habitación de manera habitual disminuye la presencia de ácaros.
  • Vigilar los signos de alarma: Es importante que sepas identificar los principales signos de alarma que te pueden indicar que tu bebé respira con dificultad. También debes tener en cuenta cuáles son los síntomas indicativos para acudir a un servicio de emergencia.

La Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP) creó un semáforo en 3 colores para identificar los signos de gravedad que indican que el bebé debe ser valorado en un servicio de Urgencias Pediátricas.

Además es importante identificar los siguientes signos de alarma que nos indican problemas respiratorios que requieren de intervención sanitaria:

¿Qué debes vigilar si tu peque tiene dificultad respiratoria?

En bebés y pequeños lactantes:

  • Aleteo nasal: es cuando los laterales de los orificios nasales se mueven de forma considerable. Se trata de un signo de dificultad respiratoria en recién nacidos y lactantes pequeños, pero no es habitual en niños más mayores.
  • Bamboleo: es el movimiento que se produce entre pecho y abdomen, cuando se eleva uno y otro de forma consecutiva. De ahí el nombre de “bamboleo” (técnicamente los pediatras lo llamamos disociación toraco-abdominal).

En niños:

Niña en la cama tocandose la gargantaHay una serie de parámetros comunes que te pueden ayudar a identificar si tu hijo tiene dificultad respiratoria relacionado con la utilización, o no, de la musculatura accesoria:

  • Tiraje intercostal: cuando hay dificultad respiratoria, los músculos del tórax y del cuello participan más, y se puede apreciar cómo se le marcan las costillas al peque.
  • Tiraje supraesternal: cuando en la región central del cuello, se le marca el hueco que tenemos en el medio.

Por qué no debes automedicar a tu bebé para la tos

Consejo
Si la tos persiste debe ser valorada por un pediatra y en ningún caso debes automedicar a tu peque con jarabes antitusígenos sin prescripción médica.

Hay múltiples estudios que demuestran que los antitusígenos son poco efectivos en menores de 6 años pero, además, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emitió en 2015 nuevas restricciones para el uso de la Codeína en menores de 12 años.

Aunque la codeína es un opioide autorizado para el tratamiento del dolor leve o moderado y también para el tratamiento de la tos seca, en ningún caso debe ser utilizado en menores de 12 años.

¿Por qué? Tras pasar por el hígado, la codeína se convierte en morfina, que puede resultar tóxica al llegar al torrente circulatorio especialmente en niños. Por otro lado, no es lo mismo una tos provocada por una inflamación de laringe, que una tos productiva o una asmática…Y su tratamiento tampoco es el mismo. Por todo ello, jamás utilices un jarabe que tengas en casa (aunque no tenga codeína) y sigue las instrucciones del pediatra.

Además, no olvides que el uso de la miel está terminantemente prohibido en menores de 12 meses por el riesgo de botulismo, una bacteria que puede estar presente en la miel contaminada.

¿Qué debo hacer si la tos del bebé no para?

Aunque la tos es un mecanismo de defensa del organismo, en algunos casos sí es necesario tratarla. Por ejemplo, una tos nocturna que impide el descanso durante días, si es muy molesta y dolorosa o si va asociada a un cuadro catarral importante…

Niño con pediatraEn otros casos, es necesario tratar el proceso y no la tos directamente, de ahí a que ante la duda. debes llevarlo al pediatra para que valore el tipo de tos y si tienes que darle algún tratamiento.

Como he dicho antes es importante asegurarnos que nuestro peque respira con normalidad, para eso debemos desnudarlo y observar los signos de dificultad respiratoria que te he indicado anteriormente. Además, ten en cuenta si tu hijo está muy apático, decaído o sudoroso… O si come muy por debajo de lo habitual.

Por supuesto, tal y como explica el semáforo de la SEUP, hay que tener especial cuidado con los bebés por debajo de los 3 meses, ya que ante cualquier síntoma o pico de fiebre superior a 38ºC, debe ser valorado ya que su sistema inmunológico es muy inmaduro y hay que identificar cualquier posible infección a tiempo.

¿Qué te preguntará el pediatra sobre la tos de tu bebé?

El pediatra te preguntará por sus síntomas para poder identificar qué tipo de tos tiene y cuánto tiempo lleva con ella, si presenta signos de dolor o molestia, si vomita después de un absceso de tos y si tiene moco. También, si come muy por debajo de lo habitual, así como por su estado general y otros síntomas asociados.

Conclusiones

Aunque la tos sea un mecanismo de defensa, recuerda las medidas físicas que puedes aplicar para intentar disminuir los abscesos de tos de tu bebé y, sobre todo, no lo mediques sin la recomendación del pediatra.

También, acude a él ante tos persistente desde hace 2 semanas, tos continuada que le impida dormir, fiebre elevada de días de evolución o con un pico aislado superior a 38ºC si tiene menos 3 meses, así como si tiene golpes de tos que le hacen vomitar, signos de dolor, insuficiencia respiratoria o empeoramiento importante del estado general.

Sé que cuesta ver a tu hijo con tos y sin poder hacer más que acompañarlo y cuidarlo, pero es un síntoma que pasará, así que ten paciencia y dale un extra de mimos.

Yolanda Vélaz
Yolanda Vélaz
Enfermera pediátrica Especializada en enfermería pediátrica y madre, comparte sus conocimientos y experiencia a través de la red y de ponencias en congresos de pediatría. Es además asesora de masaje infantil, consultora certificada de lactancia y formadora en emergencias en pediatría.
Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba