Cesárea programada: ¿cuándo realizarla?

Qué es una cesárea programada y cuándo realizarla

Actualizado en abril 2024
Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno, matrona

Contenidos certificados

Artículos revisados médicamente

Contenido avalado por profesionales de la salud y el Colegio de Médicos de Barcelona. Consulta aquí nuestra política editorial.

Mujer con cicatriz de cesárea y bebé en brazos¿Te estás planteando tener un parto por cesárea o quizás tu doctor te ha recomendado hacerla? Si se está acercando el momento de dar a luz, seguro que tendrás dudas y, muchas de ellas relacionadas con esto.

Cuando hablo de cesárea programada o electiva, me encuentro, principalmente, dos preocupaciones en las mujeres: “¿van a programarme una cesárea sin necesitarlo realmente?” y “¿yo puedo escoger una cesárea a un parto vaginal?”.

La OMS indica que una tasa de cesáreas del 10-15% reduce la mortalidad, pero no mejora si se hacen de más, por lo que podría llegarse a pensar que, una tasa superior, es un indicativo de una mala praxis. Y es que algunas mujeres desconfían de aquellos hospitales con tasas de cesáreas más elevadas a estas cifras, sospechando que puedan estar haciendo más de las que son necesarias por salud.

Qué es una cesárea programada

En la cesárea programada se planifica la cesárea como vía de nacimiento en el transcurso del embarazo. Cuando surge un determinado contexto, el equipo médico o la propia mujer deciden que el bebé nacerá por cesárea, no por parto vaginal.

Por otro lado, la cesárea en curso se realiza cuando la mujer ya está de parto, porque la vía de elección era la vaginal, pero algo se tuerce y no es posible continuar con ello (el bebé no desciende por la pelvis o cuando no se consigue dilatar). La cesárea de urgencia o de emergencia se debe hacer de manera inmediata, no planificada, por una situación de riesgo (como un desprendimiento de placenta).

¿Cuándo se realiza una cesárea electiva?

Cada nacimiento debe individualizarse, de acuerdo a las circunstancias propias de cada mujer.

Cuando todo transcurre dentro de la normalidad, el parto presenta más ventajas que la cesárea; a su vez, los riesgos de la cesárea son superiores a los del parto. Por ello, en un embarazo de bajo riesgo, la vía de nacimiento de elección es la vaginal.

Sin embargo, hay algunas situaciones particulares en las que intentar un parto vaginal conllevaría más riesgos que los que supondría una cesárea. En definitiva, para la elección de la vía de parto han de ponerse pros y contras de parto y cesárea en una balanza y escoger la alternativa más beneficiosa para cada mujer y su bebé.

La indicación de cesárea siempre ha de hacerse de manera individualizada, aunque hay algunas situaciones que, en cualquier mujer, imposibilitan el parto vaginal (como una situación fetal transversa o una placenta previa).

Beneficios de la cesárea electiva

Volviendo a la tasa de mortalidad, hay cesáreas que salvan vidas. Y es que la cesárea es un gran avance de la medicina del que se benefician muchas mujeres y sus bebés.

La OMS desaconseja que los hospitales pretendan lograr una tasa concreta, puesto que lo importante no es un porcentaje, sino adecuar los cuidados e intervenciones a cada mujer. Además, hay que tener en cuenta que está habiendo un aumento de la tasa de cesáreas, en gran medida, porque están aumentando los factores de riesgo, cada vez más mujeres la necesitan: somos madres a mayor edad, aumentan las gestaciones múltiples, la obesidad, la patología obstétrica, las inducciones del parto…

La cesárea minimiza la mortalidad, pero en los casos que está indicada, también parece que la morbilidad (complicaciones para la salud, tanto en la madre como en el niño). Sabemos que la mortalidad no mejora con más del 15% de cesáreas, pero desconocemos si lo hace la morbilidad.

En definitiva, el beneficio de la cesárea programada, para ambos, es evitar las complicaciones derivadas de un parto vaginal en la situación concreta de cada mujer.

Riesgos de la cesárea programada

La cesárea sólo debe hacerse de manera justificada porque conlleva riesgos respecto al parto vaginal:

Riesgos de la cesárea programada para la madre

No hay que olvidar que se trata de una cirugía abdominal mayor, puede haber infección uterina y de la cicatriz, ausencia de movimientos intestinales que limitan su función digestiva (íleo paralítico), hemorragia, trombos, lesión en órganos cercanos, como intestinos o vejiga, mayor riesgo de depresión postparto

Madre en quirófano con bebé recién nacido en brazosAdemás, la cicatriz que deja la cesárea puede ocasionar dolor a largo plazo y dificultar la placentación en un embarazo posterior, además de incrementar el riesgo de rotura uterina en un nuevo embarazo.

Riesgos de la cesárea programada para el bebé

El paso por el interior de la pelvis ayuda a que expulse por completo todo el líquido que contienen los pulmones cuando está dentro del útero. Por eso, cuando nacen por cesárea, las dificultades en la adaptación respiratoria se multiplican hasta 4 veces, necesitan en mayor medida oxígeno e ingreso en UCI.

También, al pasar por el canal vaginal, la flora bacteriana entra en contacto con el bebé y coloniza su sistema digestivo, dando lugar a la microbiota más beneficiosa para su sistema inmunitario. En la cesárea se utilizan más antibióticos que durante el parto vaginal, condicionando en mayor medida esa microbiota.

Eso sí, ten en cuenta que en algunos hospitales siguen siendo habituales protocolos (en mi opinión, obsoletos) que separan a madre y recién nacido tras la cesárea, lo que puede comprometer la regulación de sus constantes vitales y el inicio de la lactancia materna.

Antes y después de la cesárea programada: ¿cómo será el proceso?

Antes de la cesárea programada

Lo más importante del antes es que consultes todas tus dudas sobre la cirugía a la que te vas a someter.

Muy probablemente te aconsejen un jabón antiséptico los días previos para el abdomen, porque así reducirás al máximo el riesgo de infección. No te depiles, y es que afeitar la zona puede producir microlesiones en la piel que favorezcan la infección.

El día de la cita, ingresarás a primera hora en el hospital en ayunas y, en planta, te prepararán para la cirugía: te pondrán una vía y medicación (suero de hidratación, antibiótico y antiácido, para evitar que aspires contenido gástrico en la operación); te harán una ecografía y rasurarán tu abdomen. En algunos casos es posible que te coloquen una sonda vesical.

Ya en quirófano, te pondrán anestesia, muy similar a la epidural del parto, lo que te permitirá estar despierta y conocer a tu bebé en cuanto nazca. Lo más habitual es que puedas estar acompañada durante la cesárea.

Después de la cesárea programada

Mamá con cicatriz de cesárea tumbada en la cama junto a su bebéDespués, los cuidados son los mismos que en cualquier otro tipo de cesárea: en el hospital solicita la analgesia que necesites, haz piel con piel con tu bebé y, si lo deseas, inicia la lactancia lo antes posible. Trata de caminar en cuanto puedas y evita permanecer demasiado tiempo en la cama.

Tras el alta, cuida la cicatriz como te indiquen, es indispensable mantenerla limpia y seca. No hagas esfuerzos y no introduzcas nada en tu vagina durante 6 semanas.

Debes evitar en la medida de lo posible un nuevo embarazo en los 18 meses posteriores, es el tiempo que el útero necesita para terminar de cicatrizar.

¿Puedo escoger una cesárea porque yo lo prefiera?

Sí deberías poder hacerlo, aunque hay algunos “peros”. El principal, en un sistema público, es el gasto sanitario superior que supone hacerlo, por lo que es posible que no te ofrezcan esa opción sin un criterio médico.

El contexto en el que más a menudo se da a elegir a las mujeres entre parto o cesárea, sin haber una indicación médica, es cuando una mujer ya ha tenido una cesárea previa. La mayoría deciden pasar por una nueva cirugía, pese a que los beneficios del parto continúan siendo superiores. Otro motivo habitual es el miedo a pasar por un parto vaginal.

Conclusiones

Una cirugía asusta, aunque esta tiene un componente afectivo positivo, porque al fin conocerás a tu bebé. La decisión de escoger esta vía de nacimiento, sea tuya o del equipo sanitario, exige que se te comunique al detalle cómo será todo el proceso, así como sobre las distintas opciones de cuidados que puedas necesitar.

Como siempre, estar bien informada te permitirá reducir, en lo posible, las complicaciones y hará la experiencia más satisfactoria.

Bibliografía

1. Organización Mundial de la Salud (2015) Declaración de la OMS sobre tasas de cesárea. https://iris.who.int/

2. Requena Aguilar, A., Sánchez R. (2022) El mapa de las cesáreas en España: los hospitales que abusan de los partos quirúrgicos. El diario.es; https://www.eldiario.es/

3. Galán Salazar C., Mateos López S., Martos Cano A., et al. (2017) Vía de parto tras una cesárea anterior. Prog Obstet Ginecol; 60(5):438-443. https://sego.es/

4. Uzcátegui U O., Cabrera C. (2010) Aspectos bioéticos de la cesárea y consentimiento informado. Rev Obstet Ginecol Venez v.70 n.1; ISSN 0048-7732 

5.Schnapp C., Sepúlveda E., Robert J. A. (2016) Operación cesárea. Revista Médica Clínica Las Condes Vol. 25. Núm. 6; DOI: 10.1016

6. Gil, R. (2021) Así es cómo los nacidos por cesárea desarrollarían mejor su sistema inmune. Instituto de investigación Sanitaria de Aragón; https://www.iisaragon.es/

También puede interesarte:
Filter by
Post Page
Contenidos médicos Parto y posparto Calculadoras
Sort by
Jade Magdaleno
Jade Magdaleno
Matrona con amplia experiencia en el Hospital Universitario La Paz. Docente en la Universidad Autónoma de Madrid y responsable de los posgrados universitarios para matronas y enfermeras de la Universidad Católica de Ávila.

·····

Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio