Relactación: cómo volver a amamantar


Jade Magdaleno Matrona

Escrito por Jade Magdaleno

Matrona y sexóloga


Mamá amamantando al su bebéLa lactancia materna es la opción de alimentación más saludable para la madre y el bebé, pero no siempre puede iniciarse o mantenerse como se desearía.

En algunas ocasiones, por dificultades con la lactancia, problemas de salud, desconocimiento, separación de madre y bebé, etc., la lactancia materna se ve interrumpida. Pero, ¿sabes que es posible reiniciarla de nuevo, mediante la relactación?

¿Qué es la relactación materna?

Es el proceso mediante el cual se retoma una lactancia que se interrumpió un tiempo atrás o que, habiendo dado a luz, no se llegó a iniciar en su momento.

¿Es la relactación lo mismo que la lactancia inducida?

Aunque son procesos muy parecidos, no son lo mismo exactamente. En la lactancia inducida, una mujer que nunca ha dado a luz, amamanta a su hijo. Hormonalmente es posible, pero bastante más complejo de lograr e incluso suele requerir la prescripción de fármacos.

A menudo, lo que se llega a conseguir es una pequeña producción de leche materna, que debe suplementarse con leche artificial, puesto que no se alcanza una cantidad necesaria como para cubrir todas las necesidades del bebé.

Si, por ejemplo, hubieras adoptado a un bebé, podrías llegar a establecer una lactancia mixta a través de la lactancia inducida. Si eres lesbiana y tu pareja ha gestado a vuestro hijo, podréis lograr una lactancia materna exclusiva entre ambas.

Técnicas para la relactación

Lo principal que debes tener en cuenta es que la lactancia funciona en base a la oferta y la demanda. Cuanta más leche se demande, más se facilitará su producción. Por eso, toma nota, para la relactación necesitarás succión, succión y más succión al pecho. Esa será la señal que tu cuerpo interpretará como una exigencia de que debe hacer algo: reanudar la lactogénesis (producción de leche).

Ninguna técnica para la relactación puede prescindir de la estimulación del pecho, se haga con la boca del bebé, manualmente o con la ayuda de un extractor.

Solo estimulación del pecho

Es la técnica más efectiva. Los receptores sensoriales del pezón mandan un mensaje nervioso al hipotálamo, que le envía la señal a la hipófisis anterior para que segregue prolactina, la hormona encargada de la fabricación de la leche materna.

Relacatación, madre amamantando a su bebéAdemás, si la succión la realiza el bebé, verle, olerle, tocarle… hacen que la hipófisis posterior segregue la hormona del vínculo y el amor, la oxitocina. Es la hormona responsable de la eyección láctea, la salida de la leche materna ya fabricada.

Por eso es más eficaz que la estimulación la realice el bebé y no manualmente o con sacaleches.

Ten en cuenta que si tu bebé lleva tiempo alimentándose con tetina, es posible que aparezca cierta confusión tetina-pezón, porque la forma de succión es diferente. Solo necesitarás apoyo y paciencia, y acabará acostumbrándose de nuevo al pecho.

Uso de galactogogos

Hay algunas sustancias que incrementan la producción de leche. Ojo, no son la panacea. No pienses que tomando unas pastillas lograrás una abundante lactogénesis, ¡ojalá fuera tan fácil! Sin la estimulación del pecho, ningún galactogogo hará que consigas fabricar leche materna.

Los fármacos, como la domperidona o la metoclopramida, suelen quedar relegados a los casos de inducción farmacológica, siendo necesario habitualmente iniciar el tratamiento con 4-6 meses de antelación. Es necesario que un médico lo paute y haga un adecuado seguimiento, nunca lo tomes por tu cuenta.

Para la relactación se suelen escoger productos naturales, como el fenogreco. No se debe pensar que, por ser un producto natural, es más seguro. Precisamente los medicamentos están sujetos a estrictos controles que no pasan los productos naturales. Nuevamente es mejor que cuentes con un adecuado asesoramiento de tu médico o matrona.

Recomendaciones para la relactación

En primer lugar, creo que lo más importante es que cuentes con un apoyo óptimo. La relactación va a requerirte esfuerzo y dedicación y tardarás un tiempo en ver resultados. Con un profesional desactualizado o familiares animándote a abandonar este camino, que tan difícil les parecerá, el esfuerzo por tu parte será mayor.

Por desgracia prácticamente todas las mujeres reciben críticas o consejos no pedidos sobre sus lactancias, maternas o artificiales, que producen un importante desgaste emocional. También consejos desactualizados por parte de algunos profesionales sanitarios.

Mamá amamantando con ayudaComunica a tu entorno cercano tu decisión y lo que está en su mano para ayudarte a conseguirlo, aunque “solo” sea apoyo emocional (¡que ya es mucho!).

Contacta con un profesional informado a quien consultar tus dudas y comunicarle tu evolución: es probable que no sepas a veces si lo estás haciendo bien, si estás tardando demasiado en producir leche o es lo normal, si el volumen de leche obtenido es adecuado

Puede que encuentres muy buen clima de ayuda en algún grupo de apoyo a la lactancia.

Consejos sobre la relactación:

  • Sé consciente de que la relactación tiene efectos muy beneficiosos para ti y tu bebé: será una gran motivación.
  • Establece un lugar cómodo y una rutina de horarios para estimular el pecho: esto es una carrera de fondo, la constancia será la clave del éxito.
  • Para optimizar tu descanso y aumentar las tomas, infórmate sobre el colecho y el porteo.
  • Para evitar la confusión tetina-pezón, si vas a ofrecerle a tu bebé la leche extraída en diferido o debes suplementar con leche artificial, escoge métodos de alimentación que prescindan de tetinas: jeringa, vasito, cuchara o, el más idóneo, relactador. El relactador es un tubito fino conectado a una bolsa que contiene la leche. Se pega con esparadrapo para drenar al lado del pezón. Así, tu bebé, al agarrarse al pecho, tomará la leche extraída a la vez que estimulará que produzcas más. Por el mismo motivo, evita el chupete.
  • Si el agarre del bebé no es óptimo todavía, la manera más práctica de estimular el pecho es un sacaleches eléctrico. En algunos centros de salud y farmacias los tienen de préstamo o alquiler. Lo ideal es extraer 5-10 minutos cada 2-3 horas, u 8-12 veces en un período de 24 horas. Gradualmente, aumenta cada sesión de extracción hasta los 15-20 minutos.
  • Si prefieres hacer extracción manual, utiliza la técnica de Marmet.

Cómo hacer el cambio de leche de fórmula a medida que aumenta la producción de leche materna

Sacaleches y de fondo madre amamantandoEste proceso es absolutamente personal, puesto que cada caso va a evolucionar de manera diferente y en un contexto concreto de necesidades del bebé, por lo que huye de cualquier recomendación basada en cantidades de leche para suplementar.

El proceso sería el siguiente:

  • Ofrécele a tu hijo el pecho en primer lugar.
  • Seguido de tu leche extraída (recuerda, sin tetina).
  • Después el suplemento de leche artificial.

A medida que vaya aumentando tu lactogénesis, te será posible ir reduciendo la suplementación.

Si deseas aumentar la producción de leche, infórmate sobre la extracción poderosa, aunque ten en cuenta que es más exitosa cuando la lactancia ya está instaurada.

Tu matrona o pediatra irán evaluando el correcto desarrollo de tu bebé, revisando su aumento de peso y características de las deposiciones, que se irán haciendo más blandas y amarillas al aumentar la ingesta de leche materna.

Conclusión

La lactancia materna no siempre es fácil, y retomarla cuando se ha tenido que interrumpir o reducir durante un tiempo, exige mucha dedicación.

Sin duda, es un reto, pero probablemente te habrás enfrentado a pocos retos con una motivación tan grande: apostar por la opción más saludable para ti y tu bebé.

Cada gota que obtengas será de gran valor para él y todo un motivo de orgullo para ti.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

·····

Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba